Una Educación muy Costosa

AUTOR DE ESTE ARTICULOLuis Rodriguez. ingeniero, Analista y Desarrollador de Sistemas Informáticos.

Luis Rodriguez.

El problema de la educación pública en nuestro país, no se llama “DINERO”.

 Tomando en consideración el presupuesto 2013 del famoso, reclamado y esperado 4%, establecido por ley para la educación pública pre universitaria en todas las escuelas del país, con una matrícula de 2,531,866 estudiantes en este período lectivo, el Estado Dominicano pagará 42,369.81 pesos al año por cada estudiante, mas de lo que necesitan nuestros hijos para tener una educación de lujo en uno de los colegios privados mas caros de la élite social de nuestras grandes ciudades y en 26 provincias no hay un colegio que cobre mensualidades superiores a 5,296.23 pesos promedio por cada estudiante que es lo que le cuesta al Estado Dominicano cada niño ingresado al sistema público de enseñanza pre universitaria.

 Esos 42,369.81 pesos pagados por el Estado por cada estudiante para este año y que nos costó una muy repudiada Reforma Fiscal, son mucho dinero y sacrificio de todos para que nuestros niños pobres reciban una educación carente de los estándares mínimos aceptables en países hasta por debajo del nivel de desarrollo alcanzado en República Dominicana, constituye una afrenta pública a los hombres y mujeres que cada mes pagan sus impuestos directos o indirectos a la Dirección General de Impuestos Internos, y caldo para el cultivo de la siempre repudiada corrupción administrativa que en muchas ocasiones se manifiesta en el implemento de programas y proyectos que en nada contribuyen a mejorar nuestro maltrecho Sistema Educativo. El Ministerio dedica mas tiempo a hacer negocio (compra de: desayuno, útiles, mochilas, pupitres, televisores, computadoras, inversores, edificaciones, entre otros), que a ocuparse de las actividades educativas.

 Los 100 mil millones del presupuesto educativo, no podrán ser gastados en su totalidad en este año si se aplican políticas de gasto prudentes y ajustadas a mejorar los niveles educativos de calidad necesarios para lograr técnicos y profesionales aptos para contribuir con el desarrollo de nuestra sociedad, o en caso de que se gasten, será en programas y proyectos improvisados que en nada mejorarán los niveles de aprendizaje de nuestros niños y por el contrario, servirán de objeto a reporteros sensacionalistas ávidos de morbo informativo que le costará el cargo a ministros y funcionarios llevados por la tentación de dinero en abundancia, otra parte se quedará en los engrosados estados financieros de empresas, promotoras del 4%, siendo lo pero, que esos recursos no llegaran a las aulas ni a los estudiantes y se quedaran en sueldos, burocracia y proyectos innecesarios.

 Nuestra educación pública ha sido valorada recientemente en matemáticas, lectura y ciencias, colocándola por debajo de la media regional aceptable, mostrando niveles inferiores a nuestros estudiantes sólo El Salvador y nuestros alumnos excelentes no llegan al 3%, destacándose que la segregación racial y económica surte efectos negativos sobre los resultados de la enseñanza.

 Un colegio privado que cobre mensualidades sobre los 5,000 pesos, necesariamente debe producir un gran número de estudiantes con tendencia a la excelencia por encima del promedio Latinoamericano. En contraposición, la educación pública le cuesta al pueblo dominicano 5,296.23 pesos por estudiante cada mes y se encuentra muy por debajo del promedio mundial en materias básicas, por lo que necesita de cambios integrales que posibiliten la calidad que requiere el costo pagado.

 En nuestro país, los hijos de padres profesionales, obtienen mejor rendimiento en las aulas que los hijos de padres no profesionales. Las diferencias entre los estudiantes de las clases sociales alta y baja son extremadamente considerables. Los estudiantes de los centros privados obtienen mejor rendimiento que los de centros públicos. Los estudiantes que van a la escuela antes de los tres años, tienen mejor desempeño en lectura que los que van después. Recuerden que los niños pobres aprenden a jugar en las calles y los niños ricos en las aulas.

 El sistema educativo público en nuestro país, presenta un deterioro progresivo que crece con los años y para revertirlo, se hace necesario su sustitución total, no importa todo el dinero que en la actualización del sistema actual se invierta, siempre arrojará fallas estructurales e incorregibles por su propia naturaleza obsoleta y poco funcional. Es mejor crear un sistema nuevo, que corregir aquellos que no responden a la nueva realidad. Observe que las empresas que desarrollan sistemas informáticos para computadoras, celulares, equipos especializados: médicos, automovilísticos, industriales, entre otros, prefieren crear un sistema nuevo antes que dedicarse a realizar actualizaciones que en la mayoría de los casos son limitadas, llegando a ser descartadas totalmente con el tiempo.

 Hoy en día, nuestra educación pública pre universitaria es exageradamente costosa y debe ser sustituida por una educación privada controlada, en donde el padre sea quien determine el centro educativo conveniente para sus hijos y el ministerio de educación realice el verdadero trabajo a su cargo que debe ser regular las relaciones entre los padre y los centros educativos para que los niños reciban los conocimientos pre establecidos y necesarios para lograr la calidad académica que le permita insertarse en la sociedad como ente capaz de producir cosas buenas.

Continuará.

El Ing. Luis Rodríguez es Analista y Desarrollador de Sistemas Informáticos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s