Historiador contradice versión tradicional sobre Duarte

Juan Pablo Duarte y Diez, Padre de la patria.

Juan Pablo Duarte y Diez, Padre de la patria.

SANTIAGO.-El historiador Robert Espinal es el autor de una interesante obra que retrata al Padre de la Patria, Juan Pablo Duarte, como un ser humano, con detalles de su vida sentimental, económica y política. Se llama Duarte como es.

El investigador  y director del Archivo Histórico de Santiago ha desarrollado una investigación de años, que le llevó a leer y releer varias veces los documentos históricos en torno la vida del patricio, su familia, amigos y compañeros.

La obra “Duarte como es”, surge de las preocupaciones de miles de dominicanos, que al igual que él, se han mostrado insatisfechos con las narraciones novelescas sobre el hombre que asumió el reto de proclamar la independencia nacional.

Robert Espinal afirma que sus preocupaciones por conocer el entorno social, sentimental y económico de Duarte lo impulsaron a la obra.

Espinal agrega que durante su vida académica, en la universidad o en los cientos de charlas dictadas en escuelas, liceos, clubes y otras instituciones, el auditorio le ha sorprendido con una serie de interrogantes y juicios en torno a la vida de Juan Pablo Duarte. Esas interrogantes y juicios han sido fruto de que durante muchos años, los historiadores dominicanos han presentado a Duarte como un ser aislado de la sociedad en que creció y vivió y él ha decidido investigar todos esos detalles.

Un comerciante hábil

El hombre que fundó la Sociedad Secreta La Trinitaria, no sólo era hijo de un gran comerciante de Santo Domingo, sino que al igual que su hermano mayor, Vicente Celestino Duarte, aprendió y desarrolló grandes habilidades sobre el ejercicio del comercio.

Juan Pablo Duarte era de una familia económicamente acomodada, Robert cita una frase de su hermana Rosa Duarte donde habla que su hermano era gente de primera clase.

Sin embargo, dice que es falso que Juan Pablo agotara los bienes de su familia en la causa de la Independencia, señalando que era un hombre muy inteligente y tenía bien claro que la actividad política no tenía nada que ver con los negocios familiares ni particulares.

Espinal afirma que hay evidencias  claras  de que   Duarte tuvo propiedades y que a su salida del país, fueron vendidas por sus familiares, a los que les dejó un poder para hacerlo durante su segundo exilio.

Sostiene además, que cuando el gobierno de Pedro Santana le hizo saber a su Madre Manuela  Diez y otros familiares que no eran del afecto de su gobierno y que convenientemente debía marcharse del país,  Juan Pablo le instruyó para que vendieran los bienes de la familia y se fueran a Venezuela donde lo recibió más tarde.

El historiador santiagués refiere que en Venezuela, la familia Duarte se ubicó en una zona exclusiva de Caracas y se dedicaron al comercio.

El Padre de la Patria dominicana recorrió zonas apartadas de Venezuela comprando caucho y hasta sirvió de traductor a sus amigos comerciantes en su relación con los ingleses y de otras nacionalidades.

Confirma que ciertamente murió de tuberculosis en una casa modesta, pero no de hambre, nostalgia ni de miseria como han señalado algunos.

Al menos una hija

El director del archivo histórico de Santiago sostiene que Juan Pablo Duarte tuvo al menos una hija sin estar casado. Algunos señalan que dos, Sinforosa Duarte y Sandalia Duarte, pero de esta última no hay ninguna evidencia documental de su existencia, ni como hija ni como hermana.

En cambio si hay documentos y evidencias de que Sinforosa existió, cosó, tuvo hijos y desarrolló una vida como cualquier otro ser humano.

Auténtico patriota y estratega

Políticamente Duarte fue un gran estratega que sabía manejar los elementos a su favor  y establecer alianzas con otros para alcanzar sus objetivos.
Sus idean libertarias, logran una República Independiente surgieron de su experiencia en naciones como Estados Unidos y Europa donde viajó muy joven en compañía de un amigo de la familia.

A su regreso, es cuando comenzó dar los primeros pasos para la Sociedad Secreta la Trinitaria, comenzó a usar el teatro para promover sus objetivos y escogía obras muy relacionadas con la situación política, social y económica del país.

No sólo logró un acuerdo con los hermanos Pedro y Ramón Santana, que representaban un sector conservador e arrastraban mucha inconformidad con el gobierno haitiano por la propiedad de la tierra, sino que también sumó a los comerciantes descontentos por los impuestos, a los antiguos aliados por promesas incumplidas y otras razones.

Duarte, también aprovecho su experiencia en el servicio militar obligatorio para sumar habilidades y  desafectos contra el régimen haitiano.

El acuerdo con los hermanos Santana

El acuerdo con los hermanos Ramón y Pedro Santana, quienes no creían en la Independencia ni el establecimiento de una República como la entendía Duarte, permitió sumar fuerzas y recursos, pero a la larga, tuvo como punto negativo, que los hermanos Santana condicionaron el acuerdo a que ellos mandaban.

Cuando se produjo la independencia, Duarte regresa del exilio y surgen las contradicciones con el grupo conservador encabezados por Pedro Santana y Tomás Bobadilla, este último era el cerebro de las acciones conservadoras que promovían un protectorado con las potencias del momento.

La situación interna en la Junta Central Gubernativa llegó a tal nivel que Duarte promovió un golpe contra Babadilla e instaló a Francisco del Rosario Sánchez en el Gobierno. Duarte, que era la figura más descollantes del Movimiento salió a promover apoyo para Sánchez en el Cibao, seguro de que tendría que enfrentarse al Poder de los hateros del sur.

Durante el Primer encuentro realizado en La Vega, convencieron a Duarte de que él debía ser el presidente y lo proclamaron como tal. De igual forma ocurrió en la plaza de Santiago y Puerto Plata.

Pero cuando Santana se enteró de la destitución de Bobadilla marchó para dar un contragolpe a Sánchez y  dio orden de apresar a Duarte, quien fue detenido en Puerto Plata y llevado a Santo Domingo donde se le quiso fusilar acusado de traidor a la patria.
Espina subraya que comerciantes de la época a los que Santana debía algunos favores intercedieron y convencieron a Santana para que no fusilara a Duarte y sus compañeros, sino que lo exiliaría, lo que realmente ocurrió con su exilio en Venezuela.

Robert  Espinal cuenta que a la espera de ese exilio y de lo peor, Duarte hizo un documento autorizando a familiares suyos para que vendieran una casa y otras propiedades que tenía en Santo Domingo y el cual se fundamenta en que no es cierto que agotara el dinero particular en la causa independentista ni el de su sus familiares, que posteriormente vendieron sus bienes para radicarse en Venezuela.

Otros aspectos

No hay evidencias documentales de que Duarte casó, pero sí de que tuvo hijos, subraya  Robert Espinal.  Dice que al igual que otros integrantes del movimiento independentistas, tuvo hijos sin estar casado. Cosa que era común en la sociedad de la esa época.

Tampoco hay evidencia de que no lo hiciera por entregarse a la Patria.  Hay evidencia de que la familia de Duarte, que era de 6 hermanos, solo Vicente Celestino lo hizo. Todos los amigos de Duarte tuvieron hijos, algunos bastantes, y sin estar casado. La obra recoge la  vida económica, social y política del Padre de la Patria, facetas desconocidas o tratadas con mucho tabue en la sociedad dominicana.

lainformacion.com.do

Un comentario el “Historiador contradice versión tradicional sobre Duarte

  1. La vida de Juan Pablo Duarte no puede entenderse sin valor la excomunión mayor contra los opositores del gobierno de Pedro Santana en 1844. Pueden leer la Carta Pastoral del 24 de julio de 1844, pronunciada por el Vicario Thomás de Portes e Infante, en una página de mi blog, argeliatejada.blogspot.com. Además documento las causas sociológicas y las consecuencias para Duarte, su familia y muchos Trinitarios de ésta excomunión, Pueden encontrar el artículo en la Revista del Instituto de Historia de la UASD, ECOS no. 12.

    La Carta Pastoral estuvo archivada desde el 1844 en los Archivos de la Arquidiócesis de Santo Domingo, hasta que durante el Centenario, el historiador Demorizi la llevara al Archivo General de la Nación. Ellos me la enviaron. Es la Carta que retrata a una Iglesia exclusivista y opresora, con un Dios vengativo que castiga al pueblo dominicano con las huestes haitianas por su desobediencia (no seguir los dictados de Pedro Santana) y excomulga automaticamente a todos los que se opongan su gobierno. La zaña del mismo pueblo contra Duarte, no se explica ignorando el hecho social de la excomunión; tambien la misma insistencia de Rosa Duarte por demostrar que Duarte era religioso, y limpiar el estigma de ser acusado de deísta (descripción) y de imán de la ira divina contra el pueblo dominicano.

    La cobardia de la gran mayoria de los historiadores dominicanos es inexcusable. Prefieren omitir este hecho (Inoa lo menciona en su biografia de Duarte, pero no lo asocia a las consecuencias). Si menciona y aporta evidencias de que Duarte fue Masón, y la mayoria de los Trinitarios. Esto significa, doblemente excomulgado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s