San Vicente de Paúl, hogar de ancianos

hogardeancianosEL CENTRO GERIÁTRICO MÁS IMPORTANTE DE LA REGIÓNFUNCIONA DESDE EL AÑO 1923 EN SANTIAGO

Cuando la edad avanza, los años se multiplican y las experiencias son parte de la vida; llega la tercera edad, cuando los adultos vuelven a ser como niños indefensos y deseosos de amor.

En esta etapa, los ancianitos traen en la piel la sensibilidad, en el corazón la magia,  en su comportamiento la inocencia y en su alma, como lo hicieron en su juventud, habita la esperanza. Estas personas, en muchas ocasiones sin hogar, ni donde pasar sus  últimos años, son dejados a la suerte y amparo de la vida, pero como premio del destino algunos tienen la bendición de parar en el Hospicio San Vicente de Paúl.

Hace ya 23 años que Ana Mercedes Gómez llegó voluntariamente al hospicio,  desde entonces ha permanecido en el lugar donde sus compañeros se han convertido en su familia, también ha  encontrado amor y protección. “Me siento bien, sólo que no puedo trabajar en el jardín por una fractura”, afirma la mujer que con bufanda morada amarrada a la cabeza y un abrigo de lana perfectamente bordada como el pasado en su memoria, momentos  que rememora con nostalgia y brillo en los ojos.

Los longevos son los protagonistas y reyes del hogar San Vicente de Paúl, un lugar adecuado y digno, en el cual los ancianos pueden encontrar paz, tranquilidad, sustento, pero sobre todo, amor y calor humano.

En ese espacio de paz, lo que se hace es por ellos, siendo el pago de vuelta la alegría que reflejan a su manera cada uno de los 72 envejecientes que ahí residen.

VIVENCIAS DE LOS ANCIANOS
Mientras los minutos se convierten en horas los ancianos van al reloj a comprobar qué tan rápido o qué tan lento pasa el tiempo. En tanto que doña Aridia no se descuida y con espíritu joven maquilla su rostro con color y alegría.

Entre almuerzos, meriendas y actividades, las personas cuyas arrugas declaran su edad y sus canas la sabiduría, son atendidas por un personal capacitado y profesional que les brinda, sólo por el placer de servir, lo mejor de su persona y el afecto que estos seres especiales ameritan.

Lugar ideal para ancianos 
En el 1923, el ocho de julio para ser específicos, se fundó la sociedad San Vicente de De Paúl, con el objetivo de proveer una atención integral a los adultos mayores a través de programas y servicios de asistencia que les garantizaran a estos  una vida  digna y segura.

El hospicio, ubicado en la José María Cabral y Báez de Santiago, es el hogar donde centenas de ancianitos se encuentran con la espiritualidad, el respeto, el  compromiso y la solidaridad de las Hermanas Dominicas de la Presentación, quienes ponen todo su empeño y corazón para sumarle años a la vida de esos seres especiales.

Con una capacidad para 75 residentes permanentes y 24 estancias diurnas, este se ha mantenido en constante perfeccionamiento,  yendo a la par con los conceptos y modelos contemporáneos de servicios a los adultos mayores,

Nuevas áreas
El hogar de ancianos, en los últimos años ha ampliando la oferta que va  dirigida a la población de la tercera edad más vulnerable por su condición económica y social. Cuenta desde el 2003 con  un Centro de Terapia Física, creado con el propósito de ayudar a restablecer la movilidad, minimizar el dolor y acelerar la recuperación de los mayores. Además, poseen en sus instalaciones un moderno gimnasio.

Otras de las áreas que compone el Hospicio San Vicente de Paúl, es el centro residencial “Edad Dorada”, es un concepto “moderno y completo”, inaugurado en el 2012 para los adultos mayores. Con capacidad para 28 residentes permanentes y 15 en estancia diurna.

Colaboraciones para subsistir
Las donaciones son siempre bien recibidas, pues estos centros necesitan una mano amiga que les permita continuar brindando un servicio de primera. Hay muchas formas para colaborar, ya sea económicamente, o con tu apoyo profesional y humano.

Alimentos, ropas, sábanas, cuotas mensuales son parte de la asistencia al bienestar de los residentes. Así mismo, los servicios de peluquería y podología, manualidades, lecturas, juegos, asesoramiento y apoyo administrativo.

Otra forma de aportar es a través de las tiendas de oportunidades, o con la promoción publicitaria de su empresa en las vallas publicitarias que el Hospicio tiene ubicadas en la calle Sabana Larga de esta ciudad.

EMPRESAS PATROCINADORAS
Instituciones que apoyan Con el soporte de algunas familias y la comunidad, el hospicio desarrolla los proyectos que garanticen un mejor estilo de vida para los ancianos. Igualmente, cuentan con el sostén económico de personas y empresas que se han comprometido con la causa, responsabilizándose socialmente con esta institución, dentro de ellas están: Ochoa, Amaprosan, Fundación Vargas-González, Importadora La Plaza, JA Bermúdez, George Auto Parts, Prodimpa y otros.

listindiario.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s