Empañete antihistórico

puertacondeMató el severo abolengo de la piedra cinco veces centenaria. Borró la hermosa pátina que sólo imprime pacientemente el tiempo. Cubrió brutalmente la filigrana de la cantera de origen. Liquidó la orgullosa pureza de un símbolo patricio. Hizo huir, de rabia y tristeza, a todos sus callados fantasmas guardianes. Nubló miles y miles de recuerdos de amores, ecos de gritos colectivos, sueños y evocaciones de gestas populares. En fin: transmutó brutalmente en estúpido capricho empañetado el símbolo más preciado de la Primada de América. ¿Quién ha sido el asesino de la Puerta del Conde? (¡Qué me lo traigan!).

FOGARATÉ / Ramón Colombo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s