La enseñanza del 30 de Marzo

c8Ciento sesenta y seis años después de las célebres acciones de marzo de 1844, los descendientes de aquellos esforzados varones no han aprendido la lección derivada de los esfuerzos bélicos desplegados en Azua en día pretérito como el del miércoles antepasado o en fecha que por igual es parte de la historia, como la de mañana domingo; y no lo han aprendido esos descendientes -todos los que componemos el pueblo dominicano-, porque no saben actuar con idéntica determinación que esos antecesores de las generaciones de hoy.

Determinación es la palabra clave. El dominicano que enfrentó las huestes haitianas que invadieron el territorio del Este de la isla en ese marzo inolvidable, poseían menos posibilidades de sobrevivir a la hecatombe que la mayor parte de quienes acumulan como herencia su heroísmo; pero a ellos les sobró arrojo, ese don impulsor de la valentía que les permitió sobrevivir cuanto todo se encontraba en contra de la dominicanidad.

Tuvieron, esos dominicanos de Santiago de los Caballeros en día como el de mañana, determinación. “¡Por aquí no pasan!”, se dijeron. Y no pasaron. La indoblegable determinación los condujo a convertir las endebles carnes propias, en murallas formidables que en los cerros de Dios, Patria y Libertad, no solamente resistieron la embestida, sino que se levantaron inquebrantables para vencer a aquellos que se pintaron como invencibles.

Ninguno de los dominicanos sucesores exhibió -o ha exhibido-, idéntica determinación para vencer la discordia fratricida, la ambición enceguecedora, la corruptela destructora, la insania arrolladora, la pasión desordenada, la dejadez empobrecedora, el egoísmo alucinador, el pesimismo desalentador. Y tal vez por ello, ninguno ha vencido la aterradora pobreza que acorrala desde tiempos inmemoriales, a este pueblo.

Determinación es la palabra. De haber vivido con tal determinación desde más allá de los días 19 y 30 de marzo de 1844 con el arrebato que aquellos dominicanos se aferraron a la determinación de vencer a los haitianos, tal vez el país disfrutaría hoy de otra forma de vida. Porque tal vez se habrían vencido todas las debilidades que nos aquejan y todo el lastre emocional que nos domina y hubiéramos superado todas las dificultades.

lainformacion.com.do/opinion/editorial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s