Caos en calles Santiago por mercado haitiano

Por la parte alta de Pueblo Nuevo es difícil caminar por sus calles los jueves, debido al comercio descontrolado.

Por la parte alta de Pueblo Nuevo es difícil caminar por sus calles los jueves, debido al comercio descontrolado.

SANTIAGO.– Lo que en 1985 comenzó como una intrascendente venta semanal de artículos provenientes de Haití para calzar y vestir, en una parte de la calle Prolongación 6 de Septiembre, del sector Pueblo Nuevo, de esta ciudad, con el paso de los años esta actividad se ha convertido en un gran mercado informal y en un problema de dimensiones inimaginables, sin control de las autoridades municipales.

Es tal la situación de caos creada en la zona que cada jueves resulta casi imposible transitar en motocicleta por las primeras cuadras de la parte alta de esa barriada, limítrofe con la pared que demarca el cementerio de la calle 30 de Marzo. Intentar hacerlo a pie se convierte en una odisea.

Las ofertas de ropa, perfumes, calzados, detergentes, jabones, tenis y otros productos que hasta hace poco realizaban haitianos y dominicanos en el área, ahora resulta incontrolable, incluso para las autoridades municipales.

Ante esa cruda realidad, algunas familias residentes allí y que en principio se molestaban porque en los frentes de sus viviendas eran colocados tarantines desde las noches de los miércoles, se han visto en la necesidad de utilizar las paredes de sus casas para ofertar productos similares.

Esa “convivencia comercial” se produce porque ellos prefirieron “transarse” con los negociantes nativos del vecino país, permitiendo así que continúen ocupando las aceras y parte del área reservada para el tránsito de vehículos.

Pero el informal mercado ha desarrollado características geográficas tan desbordadas en los últimos tiempos, que ya se colocan puestos de venta en sectores adyacentes a Pueblo Nuevo, como El Congo y Mejoramiento Social, atravesando la avenida 27 de Febrero e internándose en la calle 30 de Marzo, amenazando con expandirse hasta el centro de la ciudad.

Su extensión hacia los alrededores de los multifamiliares de El Congo ha sido tan rápido que bordea el cementerio y el contiguo local del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), comenzando a ocupar espacios en la calle España, también en ruta al casco urbano.

Las calles 6 de Septiembre y 17 de Abril integran los laterales de las cuadras que cada jueves sirven de escenario para un mercado de pulgas que mueve semanalmente millones de pesos, de cuyo desorden vial y comercial se beneficia de manera ostensible la Alcaldía de este municipio.

Esto así, porque inspectores de esa institución temprano en la mañana de cada jueves se presentan al lugar y reclaman el pago de 60 pesos por cada puesto instalado para negociar, muchos de ellos delimitados en el espacio, relativamente pequeño.

Y más aún, como una forma aparente de hacer que luzca atractiva la oferta de alquiler de los espacios, últimamente las autoridades municipales han puesto en vigencia el cobro único anual de 600 pesos, ofrecimiento que ha sido aceptado por muchos de los vendedores ambulantes.

Sin embargo, algunos dominicanos y haitianos que conversaron con este redactor afirmaron que cada jueves se presentan supuestos inspectores del cabildo y reclaman pagos de cantidades menores, pero no expiden recibos por esos conceptos ni presentan las identificaciones que los acrediten como autorizados para esas labores.

Quejas y beneficios

Ángela Pichardo, quien se ha visto en la necesidad de ofertar ropa y otros artículos que cuelga frente a su casa, localizada en la esquina que forman las calles 17 de Abril y Federico de Jesús García, asegura que los supuestos inspectores deciden muchas veces llevarse algunos de los artículos que son vendidos, fundamentalmente por haitianos, en represalia porque no les pagan el dinero que, aparentemente de manera ilegal, pretenden conseguir.

“Lo bonito del caso es los inspectores autorizados por la Alcaldía garantizan que el cobro incluye la limpieza de la zona cada viernes en la mañana, pero somos los que vivimos aquí quienes nos vemos en la necesidad de retirar las toneladas de desperdicios, dejados por los haitianos ni el departamento de limpieza de esa institución lo hacen”, refirió Pichardo.

Pedro Genaro Pérez, otro vecino del lugar, relató que ante la imposibilidad de lograr que frente a su casa se permitiera que los haitianos colocaran sus tarantines, finalmente tuvo que ceder a la realidad “y decidí crear un orinario múltiple en el patio, por cuyo uso cobro, en adición a la venta de café colado”.

Vendedores entrevistados dijeron que el mercado de cada jueves prácticamente ha tomado connotaciones nacionales, porque el día anterior llegan al lugar camiones repletos de mercancías provenientes de lugares tan distantes como el Distrito Nacional, Samaná y Dajabón.

De esta última localidad y tras cruzar la frontera es de donde los haitianos traen los productos que ofertan que, según el testimonio de uno de ellos, forman parte de las donaciones al vecino país que constantemente realizan diferentes naciones.

Extensión

Las calles transversales que ya ocupan en Pueblo Nuevo los negociantes irregulares son, además de la Federico de Jesús García, la Belisario Curiel, Benigno Filomeno de Rojas, Manuel Rodríguez Objío, Gregoria Reyes, Onofre de Lora, Abúa Rodríguez, Anacaona, Luís Bogaert, Juan Isidro Pérez, Francisco Villaespesa, Doctor Llenas y J. Armando Bermúdez.

En esa franja que a lo largo delimitan la 17 de Abril y la 6 de Septiembre, se suma la extensión del mercado de pulgas que se instala esos días en toda el área del Mercado Central, donde de manera apretujada visitantes y dueños de tarantines se esfuerzan por materializar transacciones.

Tan extraordinario es el movimiento de compra y venta de mercancías para vestir, que algunos de los que venden productos agrícolas en el centro de acopio han preferido ofertarlos en las calles, especialmente en la Prolongación 6 de Septiembre con Juan Isidro Pérez, ante la imposibilidad que tienen sus habituales clientes de ingresar al mercado.

UN APUNTE

Mercados informales en la  “década perdida”

Los años entre 1980 y 1990, llamados de la “década perdida”, por la crisis económica sistémica que afectó a los países de América Latina y el Caribe, por el desinterés de los Estados Unidos y Europa en la región y su concentración en el proceso de la Perestroika y Glasnot que comenzaron a promover en la antigua Unión de República Socialistas Soviéticas (URSS), liderado por Mijail Gorbachov, la inversión de capitales se estancó y debido a la dependencia de las naciones latinoamericanas, sus economías se estancaron, los gobiernos cayeron en fuertes déficits y se vieron obligados a recurrir  al FMI, el BID y el Banco Mundial para financiar muchos proyectos, mientras el desempleo junto a las demandas sociales creaban crisis y las clases medias empobrecían, teniendo los pobladores que buscar alternativas para subsistir. De ahí el origen de los mercados informales, como amortiguadores de la situación.

elnacional.com.do

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s