Estirar el tirapiedra

Federico Henríquez Gratereaux.

Federico Henríquez Gratereaux.

Antiguamente los “expertos en la conducta humana” escribían complicados tratados, llenos de palabras técnicas extraídas de psicoanalistas vieneses. Ahora, estos expertos dan consejos a través de “Internet” mediante “cinco fáciles lecciones”. Nos indican cómo proceder frente a posibles atracadores en una parada de autobuses. Hablan continuamente del “body language”, esto es, del lenguaje corporal. Nuestros pasos y gestos estimulan o intimidan al atracador. A quien suponen timorato o blandengue, lo desvalijan inmediatamente. En cambio, si piensan que el “candidato a víctima” opondrá resistencia, por “dar señales” de firmeza de carácter, prefieren no enfrentarlo. En resumidas cuentas, tener “cara de pendejo” es una invitación al atropello.

Un pariente mío solía decir: “delante de gente grosera no debes mostrar buena educación; creerán enseguida que eres “un afeminado” y que, por tanto, podrán barrer el piso con tu persona”. Añadía, a modo de sentencia concluyente: “a veces es necesario heder a puerco cimarrón”. Generalmente se abusa del débil; y de aquel que no parece dispuesto a emplear las armas. Hitler inició la Segunda Guerra Mundial invadiendo países impotentes o programáticamente neutrales. Cierto jovencito vegano a quien conocí en la infancia, ante la posibilidad de tener que “echar un pleito”, decía: “desde que lo vea sacaré el tirapiedras y estiraré la goma”.

Con la guerrilla diplomática alrededor de los inmigrantes haitianos, los dominicanos hemos sufrido toda clase de vejaciones: de parte de funcionarios de organismos internacionales, como fue el caso de Álvaro Vargas Llosa, representante de ACNUR; de parte de líderes haitianos, de jueces de tribunales extranjeros, de políticos franceses, norteamericanos, de gobernantes de las Antillas menores; también de sociólogos, politólogos, encuestadores, directores de oficinas de estadísticas, juristas especializados en derecho internacional público. Todo el que quiere clavarnos una banderilla lo hace impunemente.

Creo que esto se debe a que no ripostamos con energía, ni rápidamente, ni “como es debido”. Los fracasados funcionarios de MINUSTAH pueden decir lo que les venga en ganas; nosotros damos la impresión de sufrir astenia política, entumecimiento del cerebro y parálisis lingual. Ven que no sacamos el tirapiedras, no estiramos la goma, ni llevamos piedras en el bolsillo. Nos arrollan porque estiman no presentaremos batalla. Millares de dominicanos deseamos que esto no siga ocurriendo.(3/1/2015).

A PLENO PULMÓN / hoy.com.do

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s