Poblaciones divididas

Federico Henríquez Gratereaux.

Federico Henríquez Gratereaux.

Ahora que se habla de “problemas políticos regionales”, tal vez sea conveniente precisar algunos asuntos con relación a las islas del Caribe. En primer lugar, debe destacarse que nuestra isla tiene una posición geográfica central en el archipiélago antillano. Ese carácter “central” ha determinado su destino a lo largo de la historia. Todas las grandes potencias han disputado por el control de las islas del Caribe: por razones estratégicas, comerciales, de navegación. Esa es la causa de que unas islas hayan sido francesas y otras inglesas, holandesas, danesas, norteamericanas, españolas. Muchas de ellas todavía lo siguen siendo y un buen número de las Antillas menores pertenece a la Commonwealth.

Nuestra isla dividida es resultado de los “arreglos” políticos entre España y Francia durante los siglos XVII y XVIII. En estos días, con motivo de las desafortunadas declaraciones del secretario de la OEA, se han mencionado varias islas divididas territorialmente: Borneo, Irlanda, San Martín. Esta última, en las Antillas, es holandesa y francesa. Divisiones territoriales entre varios Estados es lo que ha ocurrido en todos los continentes; también sucede en muchas islas del mundo. Es frecuente que se produzcan “conflictos fronterizos”, negocios turbios, contrabando. Puede decirse que es algo “normal y natural”. No es asunto grave la división del territorio; si lo es la de las poblaciones.

Bélgica es un Estado binacional donde flamencos y valones viven, en efervescencia perpetua, en el mismo territorio. En la isla de Chipre están enfrentadas dos poblaciones. La isla no está dividida; las poblaciones sí. Hay chipriotas turcos y chipriotas griegos. Pero se odian y colocan muros para dividir los barrios en los que mantienen una guerra civil, silenciosa y demoledora. Ambos grupos son chipriotas, tienen derechos ciudadanos; pero unos son griegos y otros son turcos.

La República Dominicana es el país de las Antillas con infraestructuras más desarrolladas; posee carreteras, canales de riego, numerosas presas, comunicaciones, redes eléctricas; la población, casi íntegramente, utiliza teléfonos celulares. Haití, en cambio, está postrada económicamente e intervenida militarmente; Puerto Rico, en bancarrota; Cuba, en proceso de reanimación política, deberá “abrirse al mundo”. Por tanto, “la región” -en sus islas mayores- sufre una crisis. ¿Por qué debe promoverse la integración de dos poblaciones adversarias?

Federico Henríquez Gratereaux /  hoy.com.do

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s