Identidad persistente

Federico Henríquez Gratereaux.

Federico Henríquez Gratereaux

En el año 2004 escribí un largo ensayo, dividido en seis partes y un apéndice, titulado “Identidad persistente y mutante”. Expuse en esas páginas que la identidad social de los judíos se ha mantenido a través de los siglos; a pesar de haber perdido su Estado, su territorio, su lengua, los judíos siguen siendo judíos. Han resistido toda clase de vejámenes y persecuciones desde el año 70 de nuestra era.

Finalmente, después del holocausto han recuperado su Estado, un territorio disputado continuamente y hecho renacer la lengua hebrea. Este también es el caso de los polacos, quienes han sobrevivido a los repartos de su país realizados por Austria, Prusia, Rusia y Francia.

La persistencia de la identidad de los pueblos puede comprobarse en Europa, en el Medio Oriente y en las Antillas. La identidad hispánica de Puerto Rico se conserva viva tras un siglo de dominación norteamericana. Es claro que la influencia de los países anfitriones de los judíos es perceptible en sus costumbres; sin embargo, mientras la persistencia es prolongada y firme, la mutación es lenta y “precaria”. La Comunidad Económica Europea y la Unión Monetaria Europea –admirables esfuerzos de organización política e institucional-, no han podido borrar las diferencias nacionales entre franceses, alemanes, italianos. La historia acumulada ha fraguado diversos caracteres nacionales que, ciertamente, evolucionan y cambian, a paso de tortuga, a partir de un torso “persistente”.

Por diligencias de la doctora Pura Emeterio Rondón se ha celebrado un coloquio en un auditorio de la UASD, para examinar este ensayo en el que planteo asuntos de urticante actualidad. Participaron en él los doctores: Leonardo Díaz, Juan Martínez Luque, Cristina Aguiar y Eduardo De windt. En los noticiarios internacionales aparecen todos los días menciones de los kurdos, un pueblo que constituye una nación, pero no tiene un Estado que la dirija.

Por eso es tan importante la distinción entre pueblo, Estado y nación. Lo mismo que la conexión de esas tres cosas con el concepto de territorio. En esta esta época de masivas migraciones, de confrontamientos étnicos y religiosos, es útil aclarar esas diferencias substantivas. No es menos importante distinguir entre raza y cultura y raza y nación. En África existieron siempre muchas culturas distintas de raza negra.

Hoy.com.do

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s