Festividades típicas, distinción de los pueblos

En la actualidad se registra una ausencia de las personas que conservan sus creencias y prácticas en ejecución.

En la actualidad se registra una ausencia de las personas que conservan sus creencias y prácticas en ejecución.

Santiago

Las festividades típicas son de las acciones con mayor arraigo social y de identidad cultural en los pueblos, donde seres humanos con elementos culturales comunes se reúnen para realizar ritos, cultos y conmemoraciones. Esas simbologías distintivas cobran amplias connotaciones, que proyectan estilos de vida y creencias religiosas de cada pedacito de tierra donde se organizan.

La Ciudad Corazón se caracteriza por tener dogmas mixtos.

Las celebraciones representativas han sido hábitos ininterrumpidos como la apoteosis del “Patrón Santiago”, realizada cada 25 de julio y considerada “la conmemoración de mayor impacto en públicos, instituciones y promociones”, según el coordinador de cultura del Centro León, Carlos Andújar.

Independientemente del debilitamiento que sufren las festividades típicas en la Región Norte, hay comunidades y pueblos que guardan sus tradiciones. Rosa Herminia Rosario enumera algunas: el centro de la ciudad, Baracoa, Ensanche Bermúdez, La Otra Banda, Cien Fuegos, La Vega, Sabana Iglesia, Villa Bisonó y otras.

Independientemente del debilitamiento que sufren las festividades típicas en la Región Norte, hay comunidades y pueblos que guardan sus tradiciones. Rosa Herminia Rosario enumera algunas: el centro de la ciudad, Baracoa, Ensanche Bermúdez, La Otra Banda, Cien Fuegos, La Vega, Sabana Iglesia, Villa Bisonó y otras.

Sin embargo, estas realizaciones culturales reducen su impacto en las nuevas generaciones y en los voluntarios que organizan los encuentros. Hay otros rituales que forman parte de la identidad cultural de la ciudad, entre los que se destacan la celebración de Nuestra Señora de las Mercedes, Nuestra Señora de Fátima, El Sagrado Corazón de Jesús y San Miguel Arcángel, esta última con numeroso público.

El leve impacto en los jóvenes se vincula al desarrollo que tienen algunos lugares periféricos.

DESDE LA COMUNIDAD
Silvia Díaz, una feligresa de la fe católica, y luchadora incansable para que se preserven las tradiciones, precisa que los ciudadanos de su comunidad, asisten durante las patronales de manera significativa, aunque considera que el público más notable es el de personas adultas.

Díaz es una organizadora comunitaria, de 24 años en la trayectoria, y afirma que llevar a cabo las patronales a la Virgen de Fátima implica un trabajo constante desde la búsqueda del vestuario de los infantes que participan en el ritual hasta la decoración del templo destinado para la festividad, en donde entiende que la cooperación de la gente es muy escasa.

La folclorista Rosa Herminia Rosario explica que los grupos culturales y artísticos representan un canal importante para la proyección de las festividades, porque intervienen con su participación en diferentes momentos de las actividades con sus ramas del arte; música, danza y artes plásticas.

Presencia en la comunidad
La sociedad de hoy, basada en el impulso de los medios de comunicación, disminuye la fuerza de la tradición oral y las propias relaciones primarias, indispensables en “ese lenguaje dialógico” entre cultura y ser humano.

“Los procesos de urbanización, la globalización, la migración y la modernidad generan cambios que, si bien no desestructuran las mentalidades originarias sobre las cuales se montan estas tradiciones, las modifica como resultado de las mutaciones propias al hecho cultural que no se puede olvidar”, enfatiza el sociólogo Andújar.

La tecnología es un componente vital y está generando un nuevo estilo de hacer tradición, es el caso del “disco light”, una herramienta que acelera y descompone formas tradicionales de música. Al igual que el celular, la televisión, la radio y el internet que traslada a las personas del lugar convocante al hogar o a los espacios públicos no socializados, como los “colmadones”.

Para mantener la cultura
El sociólogo consultado, Andújar, entiende que la tecnología es un acontecimiento innegable pero que siempre ha acompañado al hombre. Considera que es necesario reorientar su efecto a un uso racional y comedido.

Rosario, profesora de folclor, precisa que la dirección de cultura debe priorizar las actividades festivas en su lista de acciones a ejecutar. Y resalta la labor de las iglesias, las cuales aportan significativamente a la conservación de las tradiciones.

Andújar recomienda que se fortalezca la presencia social de los grupos y comunidades sin contraponer pasado y presente; recuperar un diálogo entre lo nuevo y lo viejo y una identidad que combine cambios; como resultado de su constructo y permanencia, es decir, tradición y modernidad a la vez. Significa que se tiene que “ser dominicano al mismo tiempo que universal”. Esto implica que las herramientas tecnológicas pueden servir como recurso para la defensa de la identidad.

El recurso de apelar por campañas a través de los medios de comunicación, las familias, las escuelas, las universidades, las instituciones culturales privadas y públicas; juega un papel primordial que es determinante en el accionar. Rosario motiva a  que  se utilicen los recursos de integración comunitaria.

Marlenis Collado y Altagracia Kubinyi

listindiario.com/elnorte/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s