Historia de San José de las Matas

Entrada al pueblo, hoy avenida Manuel Arturo Tavares Julia, el cual sembró los samanes que se ven en los canastos, 1927.

Entrada al pueblo, hoy avenida Manuel Arturo Tavares Julia, el cual sembró los samanes que se ven en los canastos, 1927.

Una serie de factores históricos, emigratorio, políticos y económicos tuvieron incidencias en el origen y desarrollo del municipio de San José de las Matas. Primero: la ganadería, que emergió como resultado del decline del oro y la producción de azúcar, fue la principal base económica de la Española durante siglos de la colonización.

Los Hateros (así se les llamaban a los ganaderos de ese tiempo), fueron gradualmente desplazados de sus áreas, debido a una serie de circunstancias políticas y económicas que se dieron durante los siglos 17 al 19. Este continuo desplazamiento de los Hateros, provocó la migración de algunos de ellos a la región de La Sierra.

sajomaEstos primeros habitantes de La Sierra hacían conucos para producir sus alimentos, y luego de cosechar el conuco, sembraban pasto para el ganado que era su base económica. Este patrón de uso de suelo ha estado afectando la economía y ecología del municipio.

Segundo: durante la dictadura de Trujillo, los Serranos (los Hateros que habitaron La Sierra son hoy llamados Serranos) sufrieron el impacto más importante en su estilo de vida, como resultado de la política del Dictador. El programa económico de Trujillo estaba basado en la sustitución de importaciones estimulado por el crecimiento de la economía doméstica, lo que creó una alta demanda de madera para construir casas, muebles, y otros tipos de infraestructuras.

Además, el mercado internacional de la madera creció como resultado de la Segunda Guerra Mundial, por lo que en orden de
satisfacer esta demanda de madera, Trujillo expropió la gran mayoría de las tierras de los campesinos de San José de las Matas, y prohibió la ganadería en esas tierras; afectando esto, el pastoreo en el sitio (ganadería en la tierra comunera), para dedicar
esas tierras a la explotación forestal.

Trujillo dio facilidades a un pequeño número de empresarios de Santiago, para que se dedicaran a la industria de la madera. La gran mayoría de los habitantes del municipio, fueron económicamente forzados a vender sus fuerzas de trabajo en los aserraderos,
que subsecuentemente se instalaron en la región. Por otro lado, Trujillo instituyó un sistema de incentivo, por medio del cual, los campesinos eran motivados a sembrar 20 cultivos a nivel comercial, tales como maní y tabaco debido a la gran demanda de esos
productos.

La expropiación por Trujillo de las tierras comuneras y la prohibición de la ganadería en el sitio, unido a los incentivos para el cultivo de maní y tabaco, produjo efectos negativos en los patrones económicos de los Materos.

Tercero: en 1967, el gobierno de Joaquín Balaguer reconoció que la explotación indiscriminada de los bosques iba a provocar la destrucción de la foresta nacional. Por tal razón, emitió una Ley que clausuraba los aserraderos y prohibía el corte de árbol en el país. Aunque esta drástica medida fue justa desde el punto de vista ecológico, produjo problemas serios a la población del municipio de San José de las Matas y en otras áreas boscosas del país.

El cierre de los aserraderos despojó a los Materos de su principal fuente de empleo, razón por la cual, estos habitantes aumentaron la actividad agrícola y ganadera, como una forma de generar ingresos. Esto produjo entonces, un agravamiento de la deforestación a través de la agricultura de tumba y quema, y la ganadería. Por otro lado, la clausura de los aserraderos indujo a muchos Materos a emigrar en busca de mejor fuente de empleo, trasladándose la mayoría a Los Estados Unidos. La emigración, ha producido profundos efectos en la economía del municipio, lo cual será tratado en este trabajo.

Origen

Los datos precisos sobre la fundación de este pueblo, data del siglo XV, con las devastaciones de la parte norte de la isla, llevadas a cabo por Antonio Osorio, en los años de 1605 y 1606 y la inmigraciones Franceses de parte noroeste o Haití fueron los que dieron origen a lo que hoy es San José de las Matas, pues hubo un éxodo masivo de los habitantes de esas áreas desvastadas, los cuales atravesaron la isla en caravana y muchas personas se fueron quedando en algunos lugares formando hatos.

En el Tratado de Basilea, firmado el 6 de julio del 1795, se menciona a Las Matas como una de las 5 parroquias del partido de Santiago. El 29 de agosto de 1810 suscribieron los principales vecinos de San José de las Matas una instancia en solicitud de permiso para fundar una villa de españoles con cabildo. Ya el poblado existía desde muchos años antes, pero se aspiraba a darle mayor categoría. Estaba en el territorio que ocupa actualmente la comunidad de Inoa en la confluencia de los ríos Amina e Inoa.

Debido a persecuciones de parte los haitianos en contra los colonos españoles y las guerras francesa, adema las crecidas del estos dos ríos que destruía todo a su paso, tuvieron que trasladar se a seis kilómetros más arriba después del Peñón donde se libro la batalla restauradora, frente donde esta hoy el Hotel La Mansión que era conocida como La Loma del Hato.

Pero allí tampoco tuvieron suerte, ya que un gran terremoto que sacudió el país en el 1797 que devastó todo a su paso, entonces se trasladaron hacia el suroeste del teritoria a forma una hermita

El documento a continuación es un extracto del original, de notorio interés, fue obsequiado por el señor Daniel Pichardo (hijo) al Archivo de la Nación. Está suscrito por las personas más prestante de Las Matas en esa época, cuyos descendientes todavía existen. Emilio Rodríguez Demorizi lo publicó en el periódico La Nación en fecha Marte 29 de agosto de 1944.: ( citamos idem)

“Los havitantes del Partido de Las Matas, Jurisdiccion de Santiago de los Cavalleros por si y a nombre de los demás partidarios que no firman ante V.S. conforme a derecho dicen: que dicho Partido es el mas a propósito para fundar una Villa de españoles con Cabildo. El terreno es saludable, el ayre puro y clima templado. Hay pastos propios para la crianza de ganado, montes frescos para la agricultura y aguas perennes y potables. La experiencia ha demostrado que los honbres son por lo general de buena complexion, robustos y de larga vida.

Estos conosimientos rehunidos a la necesidad los havitantes del Partido les han hecho concertarse en la empresa de nueba Poblacion en el paraje mismo de la Hermita. Alli pueden señalarse libremente al efecto las quatro leguas en quadro de la Ley. Puede asignarsele tanbien su pribativa Jurisdiccion sin perjuicio notable de qualquiera otra Poblacion inmediata. Santiago, a quien toca, dista de este punto una jornada entera y no es nada que se le cercene por este lado una parte de su vasta Jurisdiccion quando el fin es laudable y notoriamen te provechoso al Estado.

El Vecindario que compone el Partido es numeroso. Hay más de dos mil vivientes con residencia fixa y los más de ellos criollos o enlasados con criollos, mediante los vinculos estrechos de relaciones del parentesco y matrimonios. Cada padre de familia se constituye, desde luego, a levantar su casa con decencia y a precentar su crianza de ganados, quando menos en aquel mismo Estado que previene la Ley.

Se constituyen tanbien a levantar Yglecia o reedificar la que se ha destruydo por las calamidades de estos tiempos pasados, a proveerla mientras lo necesite de ornamentos, oblata y demas cosas necesarias al Culto. A fundar nueba congrua o liquidar y completar la vieja, pa ra la sustentacion del Clerigo o Parroco que nonbren o se le destine.

Se constituyen por ultimo a dar fianzas hipotecarias de que cumpliran lo prometido dentro de aquel termino suficiente que el Gobierno les asigne para el efecto y se sugetan a las demas prestaciones que conbengan sobre el particular. La solicitud a nadie graba… Es conforme a las Leyes de las Poblaciones, favorable al citado y provechosa a los intereses temporales y espirituales del Partido. A Santiago es la Poblacion unica a quien podia grabar. Pero esta mis ma Ciudad es probable que informe sobre el ningun perjuycio que le para la desmenbracion de esta parte con la respectiva jurisdiccion que se le asigne.

Las Leyes del asumpto estan bien terminantes en la recopilacion de las de Yndias. Todas dan facultad para estable cer Poblaciones quando los pretendientes ofrecen cumplir con los requicitos prevenidos y concurren tanbien las demas circunstancias legales que son necesarias al efecto.

Elevado el Partido al rango de Poblacion formal sera otro el estimulo y el esfuerzo de sus havitantes. Se guardara mexor orden en to dos los objetos. Habra mayor celo por parte de los Jueces y mucha mas emulacion en los Vecinos.

La agricultura recibira un grado de fomento que no tiene. Y aguzado el interes con las limaduras que causan las Ciudades, sera mas activa la aplicación de todos al trabaxo. El celo de los Jueces vnidos con la voz del Pastor bara frecuentar los matrimonios y crece por concequencia la populacion muy brevemente, resultando todo lo dicho en beneficio del Estado.

Sobre lo expuesto es impoderable el beneficio particular que a cada Vecino resulta en lo temporal y en su conciencia. Entonces recibirán inmediatamente ynstrucciones Christianas de la boca misma del Pastor. Oyran frequentemente la palabra de Dios. Y tocando de bulto la celebridad de los Misterios y demas Oficios de la Yglecia formaran ydea completa y se dispondran mexor para explicarlos a sus respectivos familiares, entonces los niños recibiran dentro de nueve dias el Bautismo solemne y no morirán sin Confesion como tanbien susede y no seran tantas las angustias Espirituales del Vecino. Seran otros tanbien los socorros temporales de esta jente y cada uno podra dedicarse con mas facilidad al trabaxo. No tendran que pasar para ir a Santiago las fragosidades de un camino dilatado, contado para unos con un rio caudaloso y con dos más para los otros.
En esta virtud ocurren los suplicantes ante V.S. para que tomando los ynformes del caso se sirva concederles Licencia para establecer la nueba Poblacion en el lugar citado, previas las demas dilijencias necesarias del asumpto, en cuyos terminos A.V.S. suplican se sirva proveer conforme han pedido porque asi es de Jvsticia juran no pro ceder de malicia.

Hermita de San Josef de las Matas, veinte y nueve de agosto de mil ochocientos diez.
Bernardo Thorres ● Francisco Estevez ● Antonio Lopez ● Francisco de la Caba ●Juan de la Caba ● Pedro Rodríguez ● Carlos Espinal ● Estevan Genao ● Manuel Rodríguez ● Valerio Josef Espinal ● Antonio Espinal ● Andres Serrata ● Gregorio Lopez ● Josef Gonzalez Diego Thorres ● Juan Rodríguez ● Gonzalo Rodríguez ● Mathias Rodriguez Valerio.” ( cierra cita).

El 9 de febrero de 1822 nuestro país es dominado por Haití. San José de las Matas es convertida en común del Distrito del Cibao con el nombre de Las Matas de la Sierra. Esto fue decretado por el gobierno de Jean Pierre Boyer en una de sus primeras determinaciones. A la caída de Boyer el gobierno provisional de Haití hizo a Las Matas común del cantón de Santiago.

Santiagueros dan dinero y Junta pide ayuda a materos.

Los comisionados Mella y De Mena recabaron la colaboración económica para la Independencia en ambos pueblos

Santiago . Los comisionados de la Junta Central Gubernativa en la región del Norte, señores Matías Ramón Mella y Pedro Ramón de Mena, se han dirigido a la municipalidad de San José de las Matas recabando su colaboración económica para la causa de la separación.

Los comisionados en su carta, convocan “a todos los vecinos y habitantes de la Común que cuenten con algunos bienes a fin de que voluntariamente presten sus socorros facilitando cada uno la suma que pueda, garantizándolo con un recibo”.
Anexan a la nota, una lista de los individuos que en la común de Santiago “gustosamente han franqueado la suma que veréis”.
Entre los aportes hechos en la ciudad de Santiago se destaca el de Román Franco Bidó, que facilitó $800 pesos, Ciprián Mallol, Francisco Viñals, José Devandelier y Juan Luis Franco Bidó, con $200 cada uno y J. E. Villanueva, Manuel Curiel y Fernando Aponte, con $100.

Estos donativos, aunque limitados en su monto, son una demostración de que el ánimo público se muestra a favor de la independencia, pues a pesar del clima de temor que se observa en esta ciudad ante los avances haitianos, muchos hombres están dispuestos a hacer sacrificios personales para sostener el estandarte de la independencia nacional.

Como se sabe, las posiciones dominicanas en la sierra son extraordinariamente importantes en caso de una derrota de los ejércitos dominicanos en la ciudad de Santiago. La zona de San José de las Matas sería el punto de retirada de las armas dominicanas, que desde allí, iniciarían la guerra de hostigamiento en forma de guerrillas, que los dominicanos manejan tan bien, y que causa tantos dolores de cabeza a los haitianos.

Es por ello, que resulta de la mayor importancia moral el apoyo que pueda brindar a la causa de la independencia la población de San José de las Matas y de asegurar los lazos más fuertes posibles para cubrir la retaguardia del ejército dominicano.
Se espera la colaboración decidida de la comunidad serrana, que ha aportado una gran cuota de hombres a la causa de la independencia.
Imbert: nuevo jefe Santiago

El general José María Imbert, Corregidor de la común de Moca, ha sido designado Comandante de Santiago, para que organice la defensa contra las tropas haitianas que avanzan inconteniblemente hacia esta ciudad.
La designación de Imbert ha sido acogida con mucho entusiasmo por la población de esta villa, que se encuentra atemorizada ante el desamparo en que se encontraba, luego de la renuncia del general Felipe Vásquez y la salida hacia San José de las Matas del general Matías Ramón Mella a reclutar soldados para la causa de la independencia.
Aquí se reunión bajo de una mata de caoba, donde los lugareños de la cercanía le dieron agua, aquí descanso y más luego salió con su tropa a combatir contra los haitianos.
El general Imbert es un veterano militar de origen francés con experiencia en la organización de tropas. En Moca, era corregidor de la alcaldía.
Imbert nació en Fudlon, ciudad ubicada en el noroeste de Francia, en el año 1801. Es hijo de Simón Imbert y de María Ana Dupresse. Vino joven a América, y fijó su residencia en Cuba, desde donde se trasladó a Puerto Príncipe, Haití.
Desde allí se trasladó a la parte española, fijando su residencia en la villa de Moca, donde casó con la mocana María Francisca del Monte.
En esa ciudad, desempeñó el cargo de corregidor (Maire), y sirvió en la milicia cívica, en la que alcanzó el grado de capitán. Se enroló al movimiento independentista y fue de los primeros que proclamaron la independencia en esa villa, el 5 de marzo, emitiendo una vigorosa proclama en favor de la separación, que le ganó la admiración de todos los dominicanos.
Haitianos están a la puerta de Santiago

Santiago, 28 de marzo de 1844. Gracias a un avance casi a marcha forzada, las tropas haitianas del ejército del norte que comanda el general Pierrot, se encuentran a las puertas de Santiago.
El ejército haitiano, moviéndose por el camino de Mao hasta esta ciudad, al llegar a sus cercanías, específicamente en Alto del Yaque, dividió sus efectivos en dos grupos. La columna de la izquierda, comandada por el general St. Louis, que tomó el camino de La Herradura, y la de la derecha, comandada por el propio general Pierrot, que vadeó el río al norte de La Herradura para tomar el camino de Navarrete, por Cuesta Colorada. Este cuerpo acampó en la confluencia del río Gurabo con el Yaque, donde termina la sabana de Santiago.
Las tropas de Pierrot han realizado la proeza de avanzar en un medio hostil y casi siempre emboscados por las tropas dominicanas, en un corto lapso de tiempo para llegar a su primer objetivo que es esta ciudad. En caso de que puedan tomarla, vivaquearán o descansarán aquí hasta esperar las nuevas órdenes del presidente Hérard, apantanado en Azua, esperando el resultado de la campaña del norte.
Es evidente que una victoria haitiana en Santiago renovará las fuerzas de esta invasión que perdió parte de su impulso en la derrota de Azua. Una victoria de Pierrot en Santiago, movilizaría a Hérard en el sur, y todo el país correría peligro.
Se puede afirmar que si cae Santiago, cae todo el país, porque el ejército del Sur no tendría fuerzas para sostener sus posiciones por mucho tiempo.
San José de las Matas se prepara

La designación del general José María Imbert en el comando de la plaza, ha traído renovados bríos a los afanes de defensa de la villa. Donde existía desorganización y desaliento, Imbert ha traído orden y ánimo y se respira un nuevo aire en esta ciudad, que espera, es cierto, con temor el ataque haitiano.
La entrada de la ciudad fue atrincherada, a la vez que se construyen fosos para los fusileros en los fuertes Dios, Patria y Libertad, que guardan los cerros que cubren la entrada por el norte de esta población. En los mismos se han distribuido los efectivos de la media brigada de artillería y las tres piezas de pequeño calibre con que se cuenta. El propio general Imbert supervisó el emplazamiento de la artillería que está al mando del Capitán José María López, recién llegado de La Vega.
La fortaleza San Luis fue dejada como centro de la retaguardia, con las tropas del general Francisco Antonio Salcedo, llegadas de la frontera. Es así como se ha determinado que el Capitán Fernando Valerio, con la compañía de Sabana Iglesias, se coloque en la avanzada junto al cementerio viejo.
Entre los efectivos destinados a estas posiciones se encuentran, los guardias nacionales de La Vega, al mando de los comandantes Marcos Trinidad y Toribio Ramírez, los batallones de Moca y San Francisco de Macorís; el recién formado batallón “La Flor” de Santiago, compuesto por jóvenes de esta ciudad y comandado por el coronel Ángel Reyes.
Entre las medidas tomadas están la designación del coronel Pedro Eugenio Pelletier, como su lugarteniente y jefe de la línea principal de resistencia y del coronel Achile Michel como encargado del ala izquierda dominicana, flanco más débil de nuestras fuerzas.
No se sabe nada de los comisionados de la Junta Central Gubernativa que han salido hacia San José de las Matas a organizar la defensa en caso de que fracase la resistencia en la ciudad de Santiago.
El ron en la independencia

En el éxito de una campaña militar entran muchos factores. Las armas, los utensilios de guerra, por supuesto, pero por una correspondencia del coronel Francisco Caba, entra por la puerta ancha de la historia dominicana, el ron, como instrumento de guerra. ¡El ron, como arma para levantar la moral de los combatientes!
El coronel Caba, quien se encuentra en la retaguardia de las tropas haitianas, ha escrito a la Municipalidad de San José de las Matas solicitando útiles de guerra que necesita, y “si se puede UNA CARGA DE ROMO que eso es muy bueno para animar la gente en caso de pelea”.
La carta es un monumento a la marrullería criolla, pues en ella, Caba solicita además, “sustancia”, entiéndase, dinero, “para la tropa que se me está quejando”.
El coronel Caba, nació en Tavera, sección de La Vega y ha prestado importantes servicios a la Patria.

Luego de realizada la Independencia, el 14 de julio de 1844, la Junta Central Gubernativa la nombró como común del departamento de Santiago. El 9 de junio de 1845, en virtud de la Ley No. 40 se ratifica de nuevo la categoría de común a San José de las Matas.
Durante la Anexión a España el gobierno español baja de categoría a Las Matas, convirtiéndola en Comandancia de Armas, el 24 de agosto de 1861. El 2 de marzo de 1865, después de la Restauración, Las Matas vuelve a adquirir su condición de común.

Texto: rincomatero.net

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s