Depredación en Loma Miranda

lomamiranda

El 10% de Loma Miranda está sometido a depredación, según investigadores

El ingeniero Félix Díaz Tejada dice Loma Miranda, en proceso de declaratoria de Parque Nacional,  sufre el impacto delincuentes ambientales conocidos por autoridades que supuestamente son indiferentes ante la embestida.

Un rastreo de campo dirigido por un experto ecologista y 16 estudiantes dominicanos y de otras nacionalidades, determinó que la Loma Miranda está sometida a un proceso de depredación de su riqueza boscosa, a pesar de ser lugar de nacimiento de las aguas del Cibao Central y de estar en proceso de declaratoria de Parque Nacional.

Los investigadores, dirigidos por el ingeniero Félix Díaz Tejada hicieron el sábado 12 de marzo, un recorrido que incluyó: La Piedra, el Llano de Tibiside, La Yabacoa, carretera de Felo Rosario, Bajada de la Cuaba, la Subida de Esteban, La Campaña, Las 40, La Bija, La Manaclita, La Antena, La Majaguita, Azafrán, Los Chicharrones, El Play, La Ciguapa y La Bija.

“Se han bandalizado  las áreas boscosas  de Loma Miranda, sin que se hayan dispuesto medidas permanentes y sostenibles en el tiempo por parte de las autoridades responsable” afirma el asesor ecológico de la Cooperativa Vega Real.

Explica que los investigadores tomaron cientos de fotos que evidencian el daño que se hace a la zona boscosa y resalta que no se siente la acción oportuna del Ministerio de Medio Ambiente.

Indica que el equipo ascendió sigilosamente  al Camino del Monte, cuyo acceso fue a través de un precipicio prácticamente vertical, en donde los bosques fueron más agredidos y devastados tras los incendios provocados por manos inescrupulosas en el mes de mayo del año 2015.

“Allí apenas se ha podido regenerar la vegetación del sotobosque y la población de algunas especies de helechos y gramíneas como el pajón haitiano (Dichanthium annulatum) y yerba guinea (Panicum maximun); muy pocos individuos de la población de pino se han salvado; el resto de la vegetación arbustiva está marchita, lo cual ha alterado todo el habitad para la fauna” dice el informe escrito por Díaz Tejada y que ha sido entregado a El Nacional.

Explica que los responsables son personeros conocidos por sus hechos y a que se dedican, los cuales residen en el mismo entorno de las comunidades El Algarrobo, La Piedra y Cruce de Controbas.

Revela que el  traslado de la madera hasta los lugares hacia donde atisban los camiones, abriendo trochas en el bosque, lanzándolas por los precipicios casi verticales denominados Derrumbadero de la Bija, hasta las proximidades del vecindario La Piedras.

Y señala que los delincuentes ambientales son  protegidos por militares, los cuales incluso hasta contribuyen a subir las cargas a los camiones y atisbar mejor la capacidad de los mismos.

“Los caminos abiertos para tales fines se convierten en veloces corrientes de agua de las precipitaciones, por donde son arrastradas gruesas capas de arcilla y limo, hasta el cauce del Rio Jagüey, destruyendo todo cuanto encuentren los gruesos troncos en su raudo descenso, además de sedimentar el cauce del Balneario Acapulco y sus charcas, con lo cual están poniendo en riesgo un medio de sobrevivencia para la población de la comunidad que vive de los visitantes y el ecoturismo” expone el documento.

Una treta

Advierte el informe que los depredadores cortan los árboles en pie e incendian proceden a incendiar los troncos, para simular que se trata de árboles que sufrieron los rigores de los incendios.

“En los espacios ubicados en los puntos más elevados, pudimos constatar que ya empiezan también a retirar toda la vegetación y han estado fomentado la siembra de cultivos como yuca, plátano y guandul.” apunta el documento.

Diaz Tejada sostiene que no es explicable la inacción de las autoridades militares y de medio ambiente, para frenar este proceso deteniendo y sometiendo a la justicia a los responsables.

Lo más crítico

Indica que otro daño más importante significativo que se está iniciando en el interior de la Loma. La vertiente norte que desciende hacia el caserío de La Piedra y por supuesto hacia las estribaciones del Rio Jagüey y que componen aproximadamente el 25% de la superficie que constituyen los 42.75 kilómetros cuadrados de Loma Miranda.

Advierte que en esta parte es donde se advierte e mayor criticidad devastación y saqueo forestal, al tiempo que ponen en peligro los manantiales que alimentan los arroyos tributarios de esa área, puesto que la mayoría proceden de la ribera sur del citado afluente.

Otros daños

Revela que tierra más adentro, hacia el noreste por los sitios denominados como la carretera de Felo Rosario y la Bajada de la Cuaba, la deforestación y manos criminales se están expandiendo hasta llegar a los sitios conocidos como La U y La Yaya;.

“Pudimos observar el corte a tabla rasa en varios predios, allí entre árboles nuevos y de mediana edad de las especies cigua de chivo (Ocotea floribunda), cigua blanca (Ocotea coriácea), mara (Calophyllum calaba) y los más apreciados como son pino caribe (Pinus caribea) y pino dominicano (Pinus occidentalis).

Motosierras

Denuncia el informe que los vándalos están cortando la madera que potencialmente pueda ser mercadeable, incluyendo varas nuevas.

“La irrupción de las motosierras y hachas en estas áreas empiezan a poner en peligro los nacientes de los manantiales y las fuentes denominadas como Agua de Esteban o Agua de Suardi, el Arroyo la Piñita y el Rio los Anones” explica.

Revela que el día de la inspección encontramos abundante trozas y varas listas para ser transportadas.

“Acorde con informaciones que pudimos contactar, quienes dirigen estas labores parecen profesionales del ramo, pues se han repartido por rodales de forma cartografiada, conocen al dedillo los procedimientos de corte, empleando modernas motosierras, aunque están deteriorando estos bosques sagrados, a una velocidad que produce grima, pavor y desesperación” aduce el documento.

“Los bosques que están sufriendo las mayores agresiones y degradación son los que cubren el depósito niquelífero, lo cual paradójicamente nos llamó a la atención” indica.

“La indiferencia y la indefensión no deben ser respuestas por parte de las autoridades correspondientes; es necesaria y urgente que sean dispuestas medidas de salvaguarda, tales como la seriedad en cuanto a la protegerla de inescrupulosos, disponer un plan de recuperación y regeneración espontanea de las áreas devastadas tras los incendios y la deforestación, hacer cumplir la ley ante quienes se dedican al pillaje y el crimen contra la expresión de la madre naturaleza en esta área protegida” dice finalmente el informe de Díaz Tejada..

acento.com.do

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s