Solución del problema haitiano

Todos deberán recordar que no hace mucho el país vivió el drama de la masiva inmigración haitiana que mereció la intervención del gobierno, a consecuencia de la presión internacional canalizada a través de las Naciones Unidas y de los organismos de derechos humanos de la OEA. De ahí surgió el Plan de Regularización y la Ley para admitir a los dominicanos de descendencia haitiana. Todo eso se hizo y ya no son noticias en los medios los problemas generados por la masiva presencia haitiana y la pobre institucionalidad dominicana para controlar una porosa frontera por donde pasa de todo, incluyendo el tráfico de personas sin control.

Con el paso del tiempo el problema dejó de sonar en los medios y fue sacado del  interés de la ciudadanía y del propio gobierno. Ese proceso de olvido en sí mismo ha sido la mejor solución a un problema que sigue prácticamente igual. Los dominicanos de descendencia haitiana en su mayoría se han quedado como haitianos sin patria, con todo lo que eso implica en materia de violación de los derechos humanos; y sobre las deportaciones de ilegales se desconoce si se hicieron de forma significativa, como debió ser, más allá de las repatriaciones voluntarias que decidieron los propios inmigrantes haitianos ilegales.

Olvidado y así solucionado el problema, el Gobierno, a través del Ministro de Interior y Policía, anuncia que el Presidente acaba de autorizar la extensión por otro año más de la vigencia de los carnets de migración que se otorgaran a los extranjeros que fueron regularizados. La medida es una flexibilización cónsona con la mentalidad tradicional de que la mejor solución del problema es el olvido y sacar del interés de los medios el tema de la presencia masiva de haitianos ilegales, que ponen al descubierto la ausencia de un sistema institucional que sea capaz de regularizar y controlar la inmigración ilegal en el país. Como parte de ese olvido tampoco se ha vuelto hablar de repatriación; de sistema de control de la frontera, puertos y aeropuertos; y de monitoreo de la inmigración ilegal en el país. Simplemente el problema desapareció y por arte de “magia” el Gobierno logró resolver el grave problema de la mano de obra haitiana ilegal, el tráfico por la frontera, la “invasión pacífica” como parte del “Plan de la fusión” y las violaciones discriminatorias de los derechos a los dominicanos de ascendencia haitiana. El problema se resolvió aunque todos los haitianos están igual aquí.
¡El gobierno “merece” un reconocimiento y un gran aplauso por su eficacia mediática!

lainformacion.com.do/opinion/editorial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s