¡Únicos Padres!

padresSANTIAGO.-El momento del nacimiento de cada hijo y en especial del primogénito es una fiesta en el cielo. Los padres nos llenamos de un orgullo especial que nos hace algo más que unos simples hombres, adquirimos en el paquete de la vida las herramientas para ser sí así lo asumimos, representantes de Dios en la tierra.

Pareciera pretencioso pero con el tiempo he aprendido que nuestro creador requiere de sus representantes aquí en la tierra y que así como la madre constituye aquel amor incondicional, también nosotros los padres asumamos nuestros rol en el acto creativo de la vida.

Ser pro-creadores no debería ser poca cosa como algunas veces se tilda a los padres.  Si verdaderamente impregnáramos la alegría que ha significado el privilegio de fecundar la vida, los padres deberíamos sentirnos “Únicos”.

Seres dotados de una gracia para darle sentido a nuestra existencias, originarios de una esperanza para una criatura que a de necesitar de todo lo bueno y estable que la vida pueda dar.

Tengo este privilegio de ser padre único desde hace 11 años, no veo la palabra solo en su dialéctica precisa, sino que como padre de una primogénita, soy como pierna  de un cuerpo que necesita de ambas para sostener su equilibrio.

Único porque sólo he procreado esta criatura de Dios. Si tuviera 10 repartiría de manera equitativa todo lo que hago por ella sola, toda la atención, el esfuerzo, el miedo, la duda, los recursos.

Sin duda mi vida cambió aquel enero del 2005, donde vi por primera vez el rostro tierno de mi hija, comprendí que tenía que ser un hombre especial para aquella criatura, que tenía que ser único, que ella aprendiera también de mi de las felicidades y bellezas de la  vida, del significado del trabajo y sobre todo de la responsabilidad del deber, de la prioridad a la hora de las tareas propias de cada edad.

Padres Únicos eso debemos ser para nuestros hijos, capaces de entregarnos segundo a segundo por lo que el Señor nos presto,  para ayudarles en la formación de buenos seres humanos.

Estamos conscientes que muchos hombres en el mundo no merecen llamarse Padres, pues un padre de verdad, jamás seria sustituido por nadie! Pues quienes ofrezcan su dedicación y tiempo completo al desarrollo de sus hijos, dejarán  huellas en su existencias, como marcas eternas tatuadas en sus corazones.

Recordando aquella ya clásico fílmica contemporánea de Roberto Benigni. “La Vida es bella”. Donde nos describe, como el amor incondicional del padre, recrea hasta su propia ejecución de muerte a manera de acto de felicidad, para que ese hijo pudiera vivir la fantasía de su infancia, cuando compartió prisión  con su propio hijo, en un campo de concentración de Judíos,  invento  una felicidad desde su propia tristeza para que ese niño viviera la fantasía del ser feliz.

Ahora es que valoro mas el esfuerzo que nuestro padres hicieron por todos nosotros, cuantos proyectos personales postergados, para que esos recursos no faltarán  para sustentar la educación y la alimentación de su familia. Cuantos sueños dejados en las gavetas del pasado, para poderles ofrecer alas a los hijos y verlos materializados en ellos.

Sigamos haciendo nuestra labor sin desfallecer y más en este momento de tantas crisis materiales y morales donde sólo los valores de la familia serán el verdadero cambio que necesita nuestra patria. Padres auténticos, felicitaciones en nuestro día.!

lainformacion.com.do

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s