Inicio del alumbrado público en República Dominicana

akumbradoEn el país la producción de energía eléctrica para el servicio de alumbrado público se inició casi tres décadas después que en Europa y los Estados Unidos, el 3 de agosto de 1860.

Durante la época colonial (1500-1844) Santo Domingo careció de alumbrado público, servicio que ya disfrutaban a partir del siglo XVIII muchas grandes ciudades importantes del viejo continente, como Copenhague, en Dinamarca, Londres, en Inglaterra, Bruselas, en Bélgica, Madrid, en España, etc. Naturalmente, ese alumbrado era posible solo en la parte comercial y algunas vías de importancia donde vivían los grupos sociales de grandes recursos económicos.

Se efectuaba mediante faroles, lámparas de mechas, y el combustible usado era el aceite de vegetales o las grasas de animales, como las ballenas. Más tarde apareció el aceite de petróleo. También era utilizado como combustión el carburo de calcio, ligeramente ligado con agua. Este último fue el procedimiento más usado, sobre todo para el alumbramiento doméstico mediante lámparas. En las barriadas de esas grandes ciudades donde vivían los trabajadores y los marginados no existía el alumbrado público.

Baní. Según el historiador Luis E. Alemar, Baní, que en 1845 era un pequeño poblado de algunas calles con casas construidas de madera y techadas de canas y/o yaguas, en su mayor parte, fue el primer pueblo dominicano en disfrutar de este servicio público. Se efectuaba mediante faroles situados en las esquinas, que eran encendidos por un farolero. La iluminación apenas duraba desde de las seis o siete de la tarde (dependiendo de la hora de la caída del sol) hasta las diez de la noche, cuando el mismo farolero procedía a apagarlos.

Otro historiador dominicano destaca que en la ciudad capital el alumbrado público de las calles se inició en agosto de 1860. El doctor Manuel Mañón Arredondo, en su ensayo: Crónica de la Ciudad Primada, (Listin Diario, marzo 20, 1982) expresa que solo en algunas casas comerciales, donde sus propietarios utilizaban durante algunas horas de la noche los faroles, la ciudad carecía de alumbrado público, salvo cuando habían algunas celebraciones especiales.

La ciudad de Santo Domingo durante esa época disfrutaba de un alumbrado público ocasional. Faroles sólo tenían las principales iglesias, el Palacio Consistorial, el del Gobernador, y el parque principal de la ciudad que se conoce hoy como Parque Colón, situado casi en el centro de la vieja capital. Esos faroles se encendían para festividades especiales algunas veces al año.

En tal virtud, fue exactamente diez y seis años después de la independencia, en 1860, cuando el Ayuntamiento de Santo Domingo promulgó la primera ordenanza para el alumbrado de las calles.

Texto: Franklin Franco
Foto: Ilustrativa de santo Domingo en 1920. No corresponde a la época de 1860.

facebook.com/historiadominicanaengraficas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s