Evalúan rescatar La Isabela, primera ciudad fundada por los conquistadores en las Américas

isabelaEn lo que se conoce hoy como La Isabela, convertido en un municipio de Puerto Plata, se instalaron las primeras instituciones españolas en el Nuevo Mundo y fue lugar de origen del proceso de transculturización y mestizaje de América.

Santo Domingo, República Dominicana (EFE).- Autoridades culturales, medioambientales y del sector turístico de República Dominicana evalúan un proyecto para rescatar el parque arqueológico La Isabela, en la provincia de Puerto Plata (norte), primera ciudad fundada en el Nuevo Mundo, y convertirlo en un atractivo turístico.

El Ministerio de Cultura informó este lunes que el titular de esa cartera, Pedro Vergés, encabezó una reunión con representantes de la comisión interinstitucional que promueve el rescate de ese parque, donde se encuentra el castillo en el que se instaló el almirante Cristóbal Colón a su llegada a estas tierras, y quien la bautizo como La Isabela en honor a la reina Isabel La Católica.

En lo que se conoce hoy como La Isabela, convertido en un municipio de Puerto Plata, se instalaron las primeras instituciones españolas en el Nuevo Mundo y fue lugar de origen del proceso de transculturización y mestizaje de América.

También se fundó el primer cabildo de América y se construyó el primer puerto americano.

En la reunión encabezada por el ministro Vergés se analizaron los pasos a seguir para el rescate de ese sitio histórico.

En el encuentro participaron los miembros de la comisión interinstitucional: Francisco Domínguez Brito, ministro de Medio Ambiente; José Ignacio Paliza, senador por Puerto Plata, y José Natalio Redondo, presidente de la Asociación Nacional de Hoteles y Restaurantes (Asonahores) para la región norte, entre otros.

En la reunión se conocieron los detalles del decreto presidencial que sirve de marco institucional y jurídico para el desarrollo del plan de rescate de uno de los monumentos patrimoniales dominicanos de mayor valor histórico, de acuerdo con Cultura.

Este fue el segundo encuentro del ministro de Cultura con la referida comisión, después de uno realizado en enero en el que se discutieron algunas de las partes que contempla el plan, entre ellas, la rehabilitación y puesta en valor del parque, la gestión del sitio arqueológico, su manejo administrativo y la implicación de la comunidad hacia el desarrollo sostenible.

El ministro de Cultura consideró prioritario nombrar una comisión operativa que se ocupe de la gestión de inversionistas interesados en desarrollar el parque, acogiendo los lineamientos trazados por el Ministerio de Medio Ambiente para el desarrollo sostenible del proyecto.

“Es fundamental contar con un plan de mantenimiento del parque, de manera que se garantice su sostenibilidad”, dijo. EFE

http://acento.com.do

 

Origen del lema DIOS, PATRIA Y LIBERTAD

festividades-tipicas

En ningún historiador dominicano había encontrado una explicación del lema nacional, Dios, Patria y libertad. Tampoco ninguno se ha centrado en el contenido del Juramento de los Trinitarios. Ambos, el lema y el juramento, han sido examinados en el mensaje “Grito de Libertad” en la gran concentración de la Batalla de la Fe del 1 de enero del 2016.

Durante la ocupación de 1822, los haitianos prohibieron todas las fiestas religiosas; despojaron a la Iglesia de todos sus bienes: palacios, iglesias, conventos y abadías; prohibieron la lengua española en todos actos públicos y trámites de Estado; repartieron las tierras de Santo Domingo entre los oficiales de su Ejército de cincuenta mil hombres; anularon los títulos de propiedad; convirtieron muchos de los templos e iglesias del país en arsenales y almacenes de víveres; cerraron la Universidad más antigua del continente, como ya habían hecho con todos los liceos en Haití. E, implantaron en ambos pueblos de la isla, una dictadura oscurantista, con los poderes de un monarca despótico. Tras la independencia de los franceses en 1804, el régimen haitiano había adoptado un modelo de sociedad contrario al que asumieron los revolucionarios franceses. Inventaron la primera monarquía absoluta del continente americano, que luego se alternó con el llamado régimen de los presidentes vitalicios, que, a decir verdad, ha sido la única invención típicamente haitiana. Esa dictadura bárbara sólo pudo ser derrocada por la insurrección de su propio pueblo y con el estratégico apoyo que le diera el Padre de la Patria, Juan Pablo Duarte, para derrumbar ese poder rotundamente nefasto.

Toda la plataforma jurídica de la dominación haitiana aparece radicalmente expuesta en Recueil général des lois et actes du Gouvernement d´Haiti (1880) de Jean Baptiste Listant de Pradines. Al penetrar en el manojo de disposiciones del Gobierno haitiano durante los años de su predominio, se vuelve evidencia el propósito sustentado por el dictador Jean Pierre Boyer:

La destrucción de las instituciones religiosas;
La eliminación de la enseñanza, de la lengua y la cultura de los dominicanos: tradiciones, calendario religioso, transmisión de las doctrinas ; todo quedó pulverizado;
La suplantación de la población dominicana, el decreto de Boyer sobre Plan de J. Granville, permitiría traer libertos estadounidense, a los cuales se les pagada el pasaje y la implantación, al mismo tiempo, que se fomentaba la emigración de familias blancas dominicanas.
En resumidas cuentas: se anulaba la enseñanza y la institución religiosa, dejando proliferar a sus anchas las supersticiones del vudú; se suplantaba a la patria, mediante el predominio de la población extranjera y se proscribía cualquier posibilidad de independencia del grupo dominicano, porque, además, no teníamos libertad. Era, en rigor, un régimen sin Dios, sin patria y sin libertad.

Para una parte de los historiadores, que son los responsables de fraguarles un pasado a los niños dominicanos, todas esas eran medidas progresistas ( Véase El Nacional CPEP, 7/10/15 “ Educación descuida enseñar historia” ). Estos consideran que la República Dominicana penetra en la modernidad política en la medida que ahonda en la separación de la Iglesia y del Estado. De esos credos anticlericales se hallan plagados los manuales, igual actitud se asume contra la hispanidad. Ese enfoque los llevó a unas conclusiones positivas de la dominación haitiana, omitiendo incluso la declaración del Manifiesto del 16 de enero de 1844, memorial de agravios de esa dominación oprobiosa. Han idealizado la dominación haitiana..

En los mentideros, en las tertulias privadas, se mantuvo vivo el ideario nacional: los dominicanos seguían bautizando a sus hijos, rezándole a su Dios y moldeando su vida, con arreglo a tradiciones que habían llegado hacía más de trescientos años. No habían logrado hacer desaparecer la voluntad de ser nación. Para saber quiénes éramos en aquel momento de incertidumbres y de nieblas, Juan Pablo Duarte, hizo entrar en el ruedo de las consideraciones la perspectiva cristiana, que era, una forma del ver el mundo que nos une con el resto de los países de Hispanoamérica. Si los haitianos hubieran logrado desarraigar esa realidad y la lengua en que se expresaba el pueblo, hubieran quedado aniquiladas las fuerzas interiores que impulsaban a la Independencia. Nosotros hemos ido a la Independencia para defender nuestra identidad amenazada, para preservar fundamentalmente lo que somos.

Es muy difícil imaginarse esa etapa sombría de la vida del pueblo dominicano. El Padre de la Patria, Juan Pablo Duarte, pudo educarse gracias a unas cuantas figuras excepcionales como su maestro Manuel Aybar, el presbítero Gaspar Hernández y muy particularmente, don Francisco Vicente Moscoso, que sabía tantas cosas, que se le apodaba el Sócrates dominicano. En las casas curiales, en las penumbras y a escondidas del régimen, se formaban los patriotas. Eramos una sociedad, penetrada de las más extravagantes supersticiones, naufragada en la impotencia y corroída por el pesimismo.

En una situación de desinformación total de la población, despotismo irracional, menosprecio absoluto de las enseñanzas religiosas, y proscripción de todas las tradiciones, importación de poblaciones—esclavos libertos de Estados Unidos– para suplantarnos y borrarnos definitivamente y dominio militar de toda la vida nacional, pensar por cuenta propia e imaginar que podía libertarnos de una catástrofe peor que las siete plagas de Egipto, era, en rigor, una hazaña. Y esa fue obra de un visionario. Del hombre que organizó las Juntas Populares, el movimiento que encarnaría la independencia y que representaría el ideario de libertad.

Con el lema Dios, Patria y Libertad, Duarte definió el carácter de una nación que ya existía plenamente, y definió, además, la identidad religiosa del Estado que debería nacer sobre las cenizas de la dominación haitiana. El régimen haitiano no logró imponer su religiosidad ni su lengua ni su forma de Gobierno ni sus leyes. El pueblo dominicano no se hallaba condenado a la sumisión. El proyecto de los dominicanos era reconstruir la vida. Inmediatamente se produjo la Independencia volvieron a renacer la escuela, la Universidad, las Iglesias, las instituciones y las viejas tradiciones. El proyecto de Independencia dominicano no fue una vuelta a la monarquía ni a las crudas formas del absolutismo haitiano, sino la de un gobierno democrático, electivo, representativo y popular.

La vigencia del lema trinitario

Al concebir la bandera, en el Juramento de los Trinitarios, Duarte injerta la cruz blanca a la enseña haitiana, centra el carácter del nuevo Estado, con una visión netamente cultural, de oposición religiosa. En todo el pensamiento duartiano campa por sus respetos la figura de Dios. Interpretación que será plasmada en el escudo, donde se hallan la cruz y la Biblia, abierta en Juan 8 : 31 y 32: “ y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”.

Por hallarnos en una dualidad territorial y política esa realidad debió ser concebida como un proyecto permanente. La independencia dominicana siempre ha estado amenazada por la expansión demográfica o por los desbordamientos a los que pueden conducir el colapso o la inviabilidad del Estado vecino. Esas circunstancias han colocado en tela de juicio la existencia del lema esencial Dios, Patria y Libertad. Se ha echado al ruedo un proyecto, cuya ambición ha sido anular los resultados históricos de nuestra Independencia de 1844. Es decir, pulverizar el esfuerzo de todas las generaciones pasadas.

Hemos llegado, en realidad, a una circunstancia que le niega el ejercicio a la autodeterminación al pueblo dominicano. Se planea imponer una agenda que pisotea brutalmente los valores cristianos, que anula la soberanía de la patria y cuya implantación suprimiría la libertad del pueblo y todas sus conquistas democráticas. Ningún pueblo puede considerarse libre en un sistema federal. O peor aún: fragmentando su cohesión nacional. La libertad es el derecho al Gobierno propio sin injerencia extranjera. Así define la situación el pastor Ezequiel Molina:

“ Hay un proyecto de desbaratar la nacionalidad dominicana. Hay un proyecto de unir a Haití con República Dominicana. Y, en cada foro internacional que va nuestra representación sale a relucir ese interés. ¿ Por qué? Eso no es político. Eso no es humano. Eso es diabólico.(…) Van a destruir nuestra nacionalidad, pero tendrán que destruir primero a la Iglesia de Jesucristo. Y tengo la impresión de que no se va a poder. Aquí hay un pueblo que honra a Dios, aquí hay un pueblo que habla con Dios, aquí hay un pueblo que ama a Dios. ¡Este es un país cristiano! El vudú no va a poder con nosotros. Candelo no va a poder con nosotros. Belie Belcan no va a poder con nosotros. ¡Estamos cubiertos por la sangre del cordero!”.

En estas especialísimas circunstancias, ¿qué sentido tendría el Juramento de los Trinitarios? Si entra en el teatro de las maniobras sociales un proyecto que echa por tierra a Dios, que disuelve a la patria y que, finalmente, anularía la libertad, ¿ cuál la propuesto del pensamiento duartiano? ¿ qué enseñanza extraer en los hombres que fundaron, con el sacrificios de sus vidas, el Estado dominicano? He aquí las palabras del Juramento Trinitario:

“Juro y prometo por mi honor y mi conciencia, en manos de nuestro presidente Juan Pablo Duarte, cooperar con mi persona, vida y bienes a la separación definitiva del gobierno haitiano y a implantar una República libre y soberana e independiente de toda dominación extranjera que se llamará República Domicana” “

En estos momentos, en que se ha desvanecido la frontera, en el que los desplazamientos demográficos del vecino amenazan nuestra unidad nacional y se hallan bajo amenazas todas nuestras conquistas sociales y nuestra frontera jurídica y la imagen internacional del Estado, la fuerza que mueve al pueblo dominicano es la lucha por su identidad colectiva. Es la lealtad a los hombres que junto Duarte fundaron esta patria mil veces gloriosa.

Texto: Manuel Núñez Asencio

La invasión de Dessalines, el 5 de marzo de 1805

Dessalines

Dessalines

Las tropas militares haitianas dirigidas por Dessalines, quien se hizo Emperador, fueron las que más daño produjo a la parte oriental de la isla en toda su historia. Saquearon y quemaron las poblaciones de Monte Plata, La Vega, Cotuí, San Francisco de Macorís, San José de las Matas y Montecristi.

En muchas de esta poblaciones las tropas haitianas se las ingeniaron para engañar, ordenándole acudir a las iglesias, con el falso pretexto de que esta era la manera de poder para garantizarles a todos la vida. Pero cuando parte de la población ya se encontraba en dichos templos, lo que hicieron fue decapitar a más de quinientas personas en aquellos lugares sagrados, entre ellos niños y mujeres indefensos, y al sacerdote fray Pedro Geraldino, quien fue ensartado por las bayonetas haitianas cuando intentó oponerse a la matanza.

Miles de habitantes murieron en estos hechos criminales perpetrados durante las dos primeras invasiones haitianas a la parte este de La Española.

En presencia de Dessalines, las tropas haitianas quemaron vivo al cura José Vásquez, porque el religioso consideró como satánicos lo que hacía el ejército haitiano.

En enero de 1805 los remanentes del ejército francés que
quedaban en la parte este de la isla comandados por el General francés Louis Marie Ferrand entran nuevamente en acción.

Ferrand decretó a sus tropas cazar niños de ambos sexos de raza negra hasta los 14 años de edad para ser vendidos como esclavos. Este hecho provoca la ira de Dessalines quien invade la parte este de la isla y luego de arrasar con algunos poblados como Azua y Moca, sitia la ciudad de Santo Domingo el 5 de marzo de 1805.

El ejército haitiano intentó acabar la resistencia francesa protegida por la muralla de la ciudad. Dessalines no desarrolló un plan para su invasión pues no trajo artillería.

Semanas más tarde, llega a las costas de la ciudad de Santo Domingo, una escuadra de barcos franceses comandada por el Almirante Missiesy. La flota cañonea las posiciones haitianas y parte rumbo al oeste. Dessalines interpreta que puede ser un ataque a su país y se retira rápidamente.

En su gobierno intentó restablecer la economía de las plantaciones mediante un sistema de trabajo forzado. Fue traicionado y asesinado en 1806 por sus colaboradores, Alexandre Pétion y Henri Christophe, quienes tras su muerte, se repartieron el poder de la nueva nación. Su cuerpo fue cortado furiosamente en pedazos por sus asesinos

Este golpe de Estado fue promovido por sectores acomodados, que aunque previamente le habían apoyado, se vieron afectados por la promulgación de una ley de reforma agraria con características revolucionarias

Texto: encaribe

facebook: historiadominicanaengrafica

Tragedia Río Verde

rioverde

Integrantes del equipo fallecido durante la tragedia de Río Verde. Foto fuente externa.

El accidente aéreo ocurrido aquel fatídico 11 de enero de 1948 en Río Verde, Yamasá, fue demasiado impactante como para no rendir homenaje a las víctimas en cada aniversario. Al cumplirse hoy 68 años de la muerte de 33 personas que ocupaban la aeronave, incluyendo el conjunto de béisbol Santiago B. B. C, el acontecimiento vuelve a concitar interés y nostalgia.

El avión, pilotado por el teniente Ramón María Hernando, retornaba de Barahona con destino a Santiago cuando por efecto del mal tiempo se precipitó en Río Verde. Transportaba al conjunto de béisbol de Santiago que enfrentó a las Estrellas del Sur, en Barahona, en doble juego.

 http://elnacional.com.do/tragedia-rio-verde

LAVANDERAS DEL RÍO YAQUE

lavanderasrioyaquePostal que muestra Mujeres lavando Ropa en el Río Yaque del Norte en las cercanías de la Ciudad De Santiago de los Caballeros.
República Dominicana.
Imagen del año 1921
Fuente : Del Campe
Imágenes de Nuestra Historia

NOTA
El cerro que se observa es la margen sur del rio Yaque o La Otra Banda. Justo donde estan las lavanderas se contruyo en la decada de los 70 la Ave. de Circunvalacion y desde donde salia la famosa Barca que creo se puede observar al fondo. Esa es la Hoya (Joya) del rio.
Lorenzo Alberico Fernandez Espinal

Muerte de Manolo Tavarez y sus compañeros en Las Manaclas

manaclasguerrillerosEl 21 de diciembre de 1963, el Dr. Manuel Aurelio Tavarez Justo (Manolo), y catorce compañero más perecieron en Las Manaclas. Inmediaciones de San José de las Matas a manos de efectivos del Ejercito Nacional. Según el parte oficial el grupo murió en combate. Pero sus compañeros sobrevivientes aseguran que fueron asesinados después de rendirse atendiendo un llamado que hizo por la Radio el ingeniero Manuel Tavarez Espaillat, miembro del Triunvirato en el poder prometiendo que se le respetaría la vida Tavarez Justo y sus compañeros habían iniciado un foco guerrillero el 26 de noviembre de 1963, conjuntamente con otros cinco grupos que operarían en. La Horma. Berrenda. Bahoruco. El Limón y Los Quemados, diseminados en el Norte, en el Este y en el Sur del territorio nacional

El motivo e la acción estuvo claramente expuesto en la Proclama al Pueblo, al decir ´la hora llama a la restitución y mejoramiento del régimen constitucional derogado por el golpe de Estado

Se refiere a la asonada que derrocó el gobierno constitucional del Presidente Juan Bosch el 25 de septiembre de 1963. Sigue leyendo

Nace Casimiro de Moya, diseñador del Escudo dominicano

Casimiro de Moya, diseñador del Escudo dominicano

Casimiro de Moya, diseñador del Escudo dominicano

Un día como hoy, 19 de diciembre de 1849, nace Casimiro Nemesio de Moya y Pimentel,  política, historiador, geógrafo, legislador y escritor dominicano.

A él se debe el plano detallado de la ciudad de Santo Domingo 1900, publicado cinco años después; diseñó el Escudo de la República Dominicana, el cuál fue oficializado por el presidente Alejandro Nouel en el año 1913 y la creación de la tabla de distancias en kilómetros.

Casimiro de Moya vino al mundo en la ciudad de Santo Domingo, el 19 de diciembre de 1849, hijo de don Dionisio de Moya y Portes y de doña Mercedes Pimentel, él era primo de la primera dama Trina de Moya.

Fue Secretario de Estado de Relaciones Exteriores de 1878 a 1880, Ministro de Interior y Policía, Gobernador de La Vega, Ministro de Guerra y Marina, Ministro de Fomento y Comunicaciones, Ministro de Hacienda y Comercio y Vicepresidente de la República Dominicana del 1 de septiembre de 1882 al 1 de septiembre de 1884.

Alcanzó la Vicepresidente de la República  Dominicana en el primer gobierno de Ulises Heureaux (Lilis) desde el 1 septiembre 1882 al 1 septiembre de 1884.

Inició su carrera militar levantándose contra Ignacio María González, pero tuvo destacada participación posterior en sucesivos gobiernos.

En el gobierno de Monseñor Fernando Arturo Meriño (1880-1882),  de Moya fue nombrado Ministro de Relaciones Exteriores.

A finales de 1882, de Moya sintió la necesidad de seguir escalando en su accionar  político y decide prepararse para aspirar a la presidencia de la República en las elecciones de 1884. Este vio a Ulises Heureaux,  presidente en  la época, como uno de los hombres que le impulsaría a obtener dicha nominación, sin embargo, Lilis optó por no apoyar a de Moya y sí a Francisco Gregorio Billini,  quien derrotó en la contienda electoral a de Moya.

elnacional.com.do/nace-casimiro-de-moya-disenador-del-escudo-dominicano

Hoy se cumplen 51 años de la batalla del Hotel Matum

Hotel Matum 1965

Hotel Matum 1965

Diferentes organizaciones realizarán diversos actos para conmemorar el 51 aniversario de la batalla del Hotel Matum.La Comisión Permanente de Efemérides Patrias, las fundaciones coronel Juan María Lora Fernández y coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó, el Comité Patriótico Francisco Alberto Caamaño Deñó y la Sociedad Internacional Caamañista, recordarán el hecho histórico.

Los actos se efectuarán en el Hotel Matum, de Santiago, lugar donde se libró la batalla final de la Revolución de Abril de 1965 y donde cayó el coronel constitucionalista Juan María Lora Fernández y su ayudante, el sargento Domingo Antonio Peña, entre otros combatientes.

El programa inicia a las 9:00 de la mañana con un tedeum en la Iglesia Nuestra Señora de la Altagracia y continúa en la explanada del Hotel Matum, donde los héroes y mártires de la Batalla del Matum recibirán honores militares. Luego se procederá al depósito de una ofrenda floral.

http://www.elcaribe.com.do

Efemérides: Un día como hoy nació la educadora Ercilia Pepín

pepinInició su labor  magisterial en plena adolescencia y con apenas 14 años fue nombrada directora de la escuela de niñas de Nibaje, en Santiago.

Nació el 7 de diciembre de 1886 en la ciudad de Santiago de los Caballeros, fueron sus padres Don José Pepín y Edelmira Estrella.

A los cinco años Ercilia queda huérfana de madre y su abuela Carlota se encarga de velar por ella.

Su familia era muy influyente en la sociedad dominicana, por lo que le permitió recibir lecciones básicas de Ciencias Sociales, Ciencias de la Naturaleza, Matemáticas, Francés, Física y otras disciplinas, de mano del profesor de origen italiano Salvador Cucurullo.

Al lado de Cucurullo aprendió con bastante perfección y fluidez el idioma italiano y el francés; Ercilia siempre mostró grandes habilidades para ser educadora y maestra.

Estas y otras experiencias, le sirvieron de estímulo para que más tarde, decidiera graduarse de Maestra Normal, en 1913, con mención honorífica, y con un jurado que consideró su tesis de “brillantísima”.

Basó su teoría educativa en los principios de Eugenio María de Hostos, que buscaba la objetividad de las cosas. De ahí, pedagógicamente, exigió belleza, orden, formación de hábitos, creación de nuevas formas  para enseñar, justicia social, libertades públicas y capacidad de convivencia.

Realizó cambios significativos en el Sistema Educativo de la época, reformando el programa oficial de las escuelas primarias, agregando asignaturas como: el Dibujo, Trabajos Manuales, Geografía Evolutiva, Cantos Coreados y Manejo de Globo y Mapas.

Instituyó el desayuno escolar; dotó de laboratorio el plantel donde trabajaba, impuso el uniforme para los escolares a quienes exigía una veneración respetuosa cuando el Himno Nacional era interpretado.

Ordenó izar el Pabellón Nacional todos los días; hizo respetar los símbolos patrios, se empezó a cantar en la escuela y las clases de inglés,  se regularizaron.

Desde 1909 hasta el 1916, se dedicó a impartir docencia privada a grupos de jóvenes y señoritas, para formarlos como maestras normalistas y bachilleres en Ciencias y Letras, graduándose 250 maestras de enseñanza primaria.

En la década de 1910 a 1920, luchó activamente en pro de los derechos de la mujer.  Se solidarizó con actos patrióticos contra dictaduras y tiranías, repudiando enérgicamente la invasión Norteamericana a República Dominicana.

La sociedad dominicana como parte de los homenajes a esa gran educadora, ha realizado diversas actividades en reconocimiento a su labor educativa.

“A la vera del Yaque nací y su influjo me ha guiado siempre con amor, benevolencia suma, y todo cuanto hay en actividad, devoción al estudio, calor, vida y entusiasmo; a él, lo debo”; así dice parte del discurso pronunciado por Ercilia Pepín, al recibir el reconocimiento a su labor docente, en 1925,  por el ayuntamiento de Santiago de los Caballeros, declarándola “Hija Benemérita de Santiago”.

Logros:

• A la edad de 14 años inicia formalmente su carrera como maestra en una escuela para niñas.

•  A los 20 años, es nombrada como directora de la Escuela de Niñas del Barrio Marilopez de Santiago de los Caballero.

• A la edad de 22 años, asume la responsabilidad como maestra de las áreas educativas de Matemáticas, Ciencias Físicas y Naturales, en la Escuela Superior  de Señoritas, sustituyendo a su profesor Salvador Cucurullo.

• Ercilia fue quien dispuso el uso de uniforme escolar por primera vez en República Dominicana y el uso de un lenguaje respetuoso entre maestros/as y alumnos/as.

• Introdujo en las escuelas la asignatura de dibujo y el uso de mapas.

• Ercilia Pepín fue la primera mujer dominicana en iniciar el movimiento feminista en el país, elevando su voz en defensa de los derechos de la mujer.

• En 1920 funda el Colegio México de Señoritas, entre otros…

En agosto de 1913, con Mención de Honor, recibe el título de Maestra Normal, en la escuela de su pueblo natal. De inmediato empieza una campaña de denuncias ante el Congreso Nacional, con el fin de que se instale en Santiago un Instituto Profesional de Enseñanza Superior.

La gran Maestra e Intelectual, Ercilia Pepín, murió el 14 de junio de 1939. Hoy es considerada en República Dominicana, como una de las grandes mujeres destacadas en el país.

Fuente:educando.edu.do