Los haitianos y el caballo de Troya

haitianos

Tal como ocurrió miles de años, cuando los griegos fabricaron un caballo como regalo a los troyanos, los cuales nunca imaginaron que dentro estarían las tropas que los subyugarían, al derrotarlos y vengar el rapto de Helena por Paris, sucede en la actualidad otro tanto, con la invasión pacífica y planificada realizada por los hijos de Toussaint Louverture. La isla había sido única e indivisible desde el año 1697 hasta el año 1844. El patriota haitiano Toussaint Louverture, había votado una Constitución en la cual se consignaba que: “la Isla Hispaniola era única e indivisible”, afirmación que ha sido mantenida por las constituciones haitianas posteriores.
Nuestro historiador Daniel Balcácer, director de Efemérides Patrias, el mes pasado señaló que el Gobierno Dominicano debía prestar mayor atención a las ciudades establecidas en las provincias fronterizas, las cuales languidecen en razón del éxodo acelerado de sus habitantes y la suplantación de los mismos por nacionales haitianos.
Podemos afirmar, que la frontera dominicana solo existió durante el régimen de Trujillo. En aquella funesta “Era” cuando a un guardia los destinaban a la frontera, era porque había caído en desgracia o por culpar algún delito. Sin embargo, ahora, los guardias se desviven para que los pongan de puestos a lo largo de la extensa frontera, ya que el menguado sueldo que reciben es reforzado por el permitir que los ilegales crucen la misma, por una suma determinada de dinero. Por eso, en la actualidad la frontera es una quimera, donde solo los altos mandos, de vez en cuando, efectúan una de esas farsas con un nombre exótico “operación para salvaguardar la frontera”, agregándole para mayor énfasis “de los ilegales haitianos”.
Una vez señalamos que el presidente Leonel Fernández, en lugar de erigirles la Universidad en La Limonade, que originalmente se le iba a designar con el nombre del profesor Juan Bosch, sin embargo los haitianos lo cambiaron por el de Henry Christophe, que sepamos nunca ejerció el magisterio, pero sí se constituyó en Emperador, con una corte ridícula, que se suponía era para enfrentar las huestes militares francesas. Si ese dinero no se hubiese despilfarrado en una universidad, la cual tiene un ínfimo número de estudiantes y se hubiese invertido en uno, o dos hospitales de maternidad, de la vertiente haitiana, hoy no tendríamos la enorme cantidad de mujeres haitianas que vienen únicamente a parir en nuestro territorio, con las consecuencias legales que de esta acción se deriva, las cuales constituyen una mayoría de dos a una con respecto a las parturientas dominicanas.
Haití pertenece al CARICOM (Comunidad del Caribe y Mercado Común) organización que constantemente vitupera nuestro país tildándolo de xenófobo y racista; sin embargo, todos los miembros de esa organización caribeña rechazan tajantemente cuando los haitianos tratan de evadir su pobreza y se aventuran en frágiles embarcaciones para llegar a las islas Bahamas, Bermudas y la costa de la Florida. La semana pasada el Gobierno de Guyana negó dar refugio a 154 haitianos alegando que por el hecho de provenir de un país miembro del Caricom serían considerados como visitantes y no como refugiados. Este país Departamento de Francia, con una extensión territorial de 214,970 km2 y solo alrededor de 250,000 habitantes, sería el hábitat ideal para ellos, ya que hablan el mismo creole, está casi desahitado y hasta tienen el mismo color de la piel. Entonces ¿Por qué Francia, que conjuntamente con los Estados Unidos de América, Canadá y Venezuela, apuestan por la “unificación de la isla”, no destinan ese territorio para albergar miles de haitianos?
Brasil, Costa Rica, Ecuador, Venezuela, México y varios países de Centro América, se niegan a permitir la presencia de haitianos en sus territorios, pero cuando en contados casos cuando nosotros deportamos ilegales, nos caen para apabullarnos la O.E.A., Americas Watch y otras organizaciones que comulgan con la idea de la fusión. Que lo tengan presente: ¡Jamás lo permitiremos!
Es más fácil abogar porque sea nuestro país, casi tan pobre como ellos, que los albergue en nuestro territorio, depredando nuestros bosques para la elaboración de carbón vegetal, quitándoles plazas de trabajo en los hoteles turísticos del Este, acaparando el mercado informal de frutas en las ciudades y con ínfulas también de invadir el negocio del “motoconcho”.

Si algún día se suscita una conflagración cuando ya los dominicanos estemos hartos de tantos “pities”, habría que culpar los gobiernos del PLD, que han permitido esta “invasión pacífica” y de los guardias que debieran proteger la frontera y no comercializar con la misma.

hoy.com.do/los-haitianos-y-el-caballo-de-troya

La explosiva invasión haitiana y pasividad dominicana

inmigracion-haitiana

Desde hace meses la ciudadanía observa con asombro, curiosidad y mucho temor de cómo las calles de nuestros pueblos se están inundando, en proporción alarmante, de una migración que llega del lado occidental de la isla, sin ninguna restricción.
Sin embargo, pese a la preocupación que esa presencia alarmante de nuestros vecinos occidentales genera en la ciudadanía, parecería que poco nos preocupara. Y tal cosa va tomando matices alarmantes en cuanto a la quiebra de nuestra identidad a la vuelta de pocos años.
Resulta curioso que la avalancha humana desde Haití ha ido en aumento sin controles inmigratorios rigurosos, como dan cuenta los medios de comunicación nacionales y fronterizos, después de los resultados de las elecciones de mayo del 2016. Pareciera que por órdenes superiores del Gobierno dominicano o temores a los organismos internacionales que viven monitoreando la conducta criolla en contra de los vecinos occidentales, que se instruyera para permitir la oleada haitiana de proporciones increíbles. Las autoridades dominicanas por incapacidad o por complicidad por los factores tradicionales que se suavizan adecuadamente para flexibilizar los controles inmigratorios a conveniencia de autoridades con poco sentido de la nacionalidad.
No hay dudas que existe un cuerpo militar especializado para controlar el flujo de la inmigración ilegal. Esa unidad, bajo la denominación de CESFRONT, cada año se le equipa con mejores equipos bélicos y técnicos. Ya hasta drones los muestran en los desfiles. CESFRONT exhibe su poder de fuego y de maniobras en los desfiles patrióticos de los 27 de Febrero. Tales desfiles es una rémora de los que la dictadura de Trujillo celebraba para mantener amedrentados a los haitianos y a los demás países de la región caribeña, por el poder de fuego y de hombres del ejército dominicano. No había elemento de comparación posible con lo poco que tenían los haitianos para exhibir por su acentuada pobreza. Ya no era la situación de 1822 cuando nos invadieron y nos ocuparon por 22 años. Antes, en 1804, su padre de la patria Dessalines en su invasión propició un horrendo degüello en Moca e incendió varias poblaciones dominicanas hasta llegar a la ciudad de Santo Domingo.
Pero ahora en el siglo XXI nuestro territorio se lo estamos cediendo graciosamente. Hay un éxodo de los dominicanos de poblaciones fronterizas donde escasean tierras para el cultivo y otras oportunidades de trabajo. Ya no es solo en el Este con un explosivo desarrollo turístico que los haitianos están asentados sólidamente en zonas como las de Verón. Este lugar de Bávaro sin estar cerca de su tierra han formado un enclave que se ha convertido en el Departamento #11 de Haití.
Y al mismo tiempo con el abandono de las zonas fronterizas son ocupadas por los haitianos que se adueñan de hasta los bohíos que han abandonando los dominicanos que se han marchado hacia otros lugares. Son muchas las escuelas en la frontera que las aulas se ven ocupadas por niños haitianos. Asisten a las clases donde los maestros son verdaderos héroes y casi siempre sin las nefastas influencias de un gremio magisterial politizado. Este con su ADP siempre busca la excusa para sacar a los maestros de las aulas y no impartir docencia. Así se logran los resultados negativos a la hora que se le hace una evaluación internacional a la escuela dominicana.
Las oportunidades de trabajo escasean en la frontera. Se han hecho grandes esfuerzos para atraer capitales hacia la frontera. Es innegable los esfuerzos de importantes empresarios dominicanos con la contribución del gobierno. Pero es una tarea gigantesca. Ahora se cambiará la situación con el próximo despegue de Bahía de las Águilas y las 15 mil habitaciones hoteleras que anuncia el gobierno que se construirán. Otro podría ser el panorama si tantas esperanzas broten con fuerzas a la realidad.
En Pedernales hay zonas haitianizadas donde los dominicanos se han marchado. También las fuentes de trabajo se han reducido dramáticamente con los problemas tanto de la fábrica de cemento como de las exportaciones de bauxita. Son trabas impuestas antojadizamente por burócratas de tercer nivel. Esto ha reducido las ofertas de empleo y los extranjeros presionan para hacerse cargo de los espacios y servicios como los del remodelado hospital Elio Fiallo.
Hay escasez de trabajo en la frontera. Esto es reconocido por los sectores oficiales y privados que se ven atados de mano ante la invasión pacífica e indetenible de los vecinos occidentales. Estos no quieren morir en su devastado territorio casi sin cubierta boscosa. Tan solo disponen del agua represada en la presa de Peligro, que regula las aguas del Artibonito. Es el río dominicano que es la arteria de la vida para Haití.

hoy.com.do

Evalúan rescatar La Isabela, primera ciudad fundada por los conquistadores en las Américas

isabelaEn lo que se conoce hoy como La Isabela, convertido en un municipio de Puerto Plata, se instalaron las primeras instituciones españolas en el Nuevo Mundo y fue lugar de origen del proceso de transculturización y mestizaje de América.

Santo Domingo, República Dominicana (EFE).- Autoridades culturales, medioambientales y del sector turístico de República Dominicana evalúan un proyecto para rescatar el parque arqueológico La Isabela, en la provincia de Puerto Plata (norte), primera ciudad fundada en el Nuevo Mundo, y convertirlo en un atractivo turístico.

El Ministerio de Cultura informó este lunes que el titular de esa cartera, Pedro Vergés, encabezó una reunión con representantes de la comisión interinstitucional que promueve el rescate de ese parque, donde se encuentra el castillo en el que se instaló el almirante Cristóbal Colón a su llegada a estas tierras, y quien la bautizo como La Isabela en honor a la reina Isabel La Católica.

En lo que se conoce hoy como La Isabela, convertido en un municipio de Puerto Plata, se instalaron las primeras instituciones españolas en el Nuevo Mundo y fue lugar de origen del proceso de transculturización y mestizaje de América.

También se fundó el primer cabildo de América y se construyó el primer puerto americano.

En la reunión encabezada por el ministro Vergés se analizaron los pasos a seguir para el rescate de ese sitio histórico.

En el encuentro participaron los miembros de la comisión interinstitucional: Francisco Domínguez Brito, ministro de Medio Ambiente; José Ignacio Paliza, senador por Puerto Plata, y José Natalio Redondo, presidente de la Asociación Nacional de Hoteles y Restaurantes (Asonahores) para la región norte, entre otros.

En la reunión se conocieron los detalles del decreto presidencial que sirve de marco institucional y jurídico para el desarrollo del plan de rescate de uno de los monumentos patrimoniales dominicanos de mayor valor histórico, de acuerdo con Cultura.

Este fue el segundo encuentro del ministro de Cultura con la referida comisión, después de uno realizado en enero en el que se discutieron algunas de las partes que contempla el plan, entre ellas, la rehabilitación y puesta en valor del parque, la gestión del sitio arqueológico, su manejo administrativo y la implicación de la comunidad hacia el desarrollo sostenible.

El ministro de Cultura consideró prioritario nombrar una comisión operativa que se ocupe de la gestión de inversionistas interesados en desarrollar el parque, acogiendo los lineamientos trazados por el Ministerio de Medio Ambiente para el desarrollo sostenible del proyecto.

“Es fundamental contar con un plan de mantenimiento del parque, de manera que se garantice su sostenibilidad”, dijo. EFE

http://acento.com.do

 

Destruyen en Santiago 203 viviendas de estilo victoriano para parqueos

cindependenciaSANTIAGO.-El director de la Oficina nacional Patrimonio Monumental en Santiago, Fausto Ortiz, reveló ayer que en esta ciudad han sido destruida más de doscientas viviendas del estilo victorianas  en su mayoría para convertir el solar en parqueo.

Los conceptos de Ortiz, fueron expuestos al participar como invitado en el programa Encuentro Matinal por Nexxo, canal 20 y radio amistad.

Informó que cuando se hizo una evaluación de la cantidad de monumentos  históricos victorianos en Santiago, se tomó del l991 al 2009, donde se establecieron la destrucción de por lo menos 203 edificaciones.

Y agregó que tienen alrededor de ocho procesos judiciales abiertos contra personas que han violado la ley al derribar estas viviendas sin la autorización de Patrimonio que realiza un programa de preservación de ese estilo arquitectónico.

Recordó el funcionario que este organismo fue creado  en l967, mediante el decreto  No.1397 y la Ley No.318 del l4  de  junio, del  l968.

Manifestó que el objetivo de esta oficina es claro, velar, proteger, salvaguardar, conservar y consolidar  todos los monumentos de la ciudad colonial de Santo Domingo y todo el conjunto   de monumentos e inmuebles de interés histórico de país.

Asimismo, Fausto Ortiz, aclaró que la Oficina que dirige no aprueba parqueos, al contrario están en contra de destruir viviendas para dar paso a paqueos públicos ni privados.

eldiariouniversal.com

Origen del lema DIOS, PATRIA Y LIBERTAD

festividades-tipicas

En ningún historiador dominicano había encontrado una explicación del lema nacional, Dios, Patria y libertad. Tampoco ninguno se ha centrado en el contenido del Juramento de los Trinitarios. Ambos, el lema y el juramento, han sido examinados en el mensaje “Grito de Libertad” en la gran concentración de la Batalla de la Fe del 1 de enero del 2016.

Durante la ocupación de 1822, los haitianos prohibieron todas las fiestas religiosas; despojaron a la Iglesia de todos sus bienes: palacios, iglesias, conventos y abadías; prohibieron la lengua española en todos actos públicos y trámites de Estado; repartieron las tierras de Santo Domingo entre los oficiales de su Ejército de cincuenta mil hombres; anularon los títulos de propiedad; convirtieron muchos de los templos e iglesias del país en arsenales y almacenes de víveres; cerraron la Universidad más antigua del continente, como ya habían hecho con todos los liceos en Haití. E, implantaron en ambos pueblos de la isla, una dictadura oscurantista, con los poderes de un monarca despótico. Tras la independencia de los franceses en 1804, el régimen haitiano había adoptado un modelo de sociedad contrario al que asumieron los revolucionarios franceses. Inventaron la primera monarquía absoluta del continente americano, que luego se alternó con el llamado régimen de los presidentes vitalicios, que, a decir verdad, ha sido la única invención típicamente haitiana. Esa dictadura bárbara sólo pudo ser derrocada por la insurrección de su propio pueblo y con el estratégico apoyo que le diera el Padre de la Patria, Juan Pablo Duarte, para derrumbar ese poder rotundamente nefasto.

Toda la plataforma jurídica de la dominación haitiana aparece radicalmente expuesta en Recueil général des lois et actes du Gouvernement d´Haiti (1880) de Jean Baptiste Listant de Pradines. Al penetrar en el manojo de disposiciones del Gobierno haitiano durante los años de su predominio, se vuelve evidencia el propósito sustentado por el dictador Jean Pierre Boyer:

La destrucción de las instituciones religiosas;
La eliminación de la enseñanza, de la lengua y la cultura de los dominicanos: tradiciones, calendario religioso, transmisión de las doctrinas ; todo quedó pulverizado;
La suplantación de la población dominicana, el decreto de Boyer sobre Plan de J. Granville, permitiría traer libertos estadounidense, a los cuales se les pagada el pasaje y la implantación, al mismo tiempo, que se fomentaba la emigración de familias blancas dominicanas.
En resumidas cuentas: se anulaba la enseñanza y la institución religiosa, dejando proliferar a sus anchas las supersticiones del vudú; se suplantaba a la patria, mediante el predominio de la población extranjera y se proscribía cualquier posibilidad de independencia del grupo dominicano, porque, además, no teníamos libertad. Era, en rigor, un régimen sin Dios, sin patria y sin libertad.

Para una parte de los historiadores, que son los responsables de fraguarles un pasado a los niños dominicanos, todas esas eran medidas progresistas ( Véase El Nacional CPEP, 7/10/15 “ Educación descuida enseñar historia” ). Estos consideran que la República Dominicana penetra en la modernidad política en la medida que ahonda en la separación de la Iglesia y del Estado. De esos credos anticlericales se hallan plagados los manuales, igual actitud se asume contra la hispanidad. Ese enfoque los llevó a unas conclusiones positivas de la dominación haitiana, omitiendo incluso la declaración del Manifiesto del 16 de enero de 1844, memorial de agravios de esa dominación oprobiosa. Han idealizado la dominación haitiana..

En los mentideros, en las tertulias privadas, se mantuvo vivo el ideario nacional: los dominicanos seguían bautizando a sus hijos, rezándole a su Dios y moldeando su vida, con arreglo a tradiciones que habían llegado hacía más de trescientos años. No habían logrado hacer desaparecer la voluntad de ser nación. Para saber quiénes éramos en aquel momento de incertidumbres y de nieblas, Juan Pablo Duarte, hizo entrar en el ruedo de las consideraciones la perspectiva cristiana, que era, una forma del ver el mundo que nos une con el resto de los países de Hispanoamérica. Si los haitianos hubieran logrado desarraigar esa realidad y la lengua en que se expresaba el pueblo, hubieran quedado aniquiladas las fuerzas interiores que impulsaban a la Independencia. Nosotros hemos ido a la Independencia para defender nuestra identidad amenazada, para preservar fundamentalmente lo que somos.

Es muy difícil imaginarse esa etapa sombría de la vida del pueblo dominicano. El Padre de la Patria, Juan Pablo Duarte, pudo educarse gracias a unas cuantas figuras excepcionales como su maestro Manuel Aybar, el presbítero Gaspar Hernández y muy particularmente, don Francisco Vicente Moscoso, que sabía tantas cosas, que se le apodaba el Sócrates dominicano. En las casas curiales, en las penumbras y a escondidas del régimen, se formaban los patriotas. Eramos una sociedad, penetrada de las más extravagantes supersticiones, naufragada en la impotencia y corroída por el pesimismo.

En una situación de desinformación total de la población, despotismo irracional, menosprecio absoluto de las enseñanzas religiosas, y proscripción de todas las tradiciones, importación de poblaciones—esclavos libertos de Estados Unidos– para suplantarnos y borrarnos definitivamente y dominio militar de toda la vida nacional, pensar por cuenta propia e imaginar que podía libertarnos de una catástrofe peor que las siete plagas de Egipto, era, en rigor, una hazaña. Y esa fue obra de un visionario. Del hombre que organizó las Juntas Populares, el movimiento que encarnaría la independencia y que representaría el ideario de libertad.

Con el lema Dios, Patria y Libertad, Duarte definió el carácter de una nación que ya existía plenamente, y definió, además, la identidad religiosa del Estado que debería nacer sobre las cenizas de la dominación haitiana. El régimen haitiano no logró imponer su religiosidad ni su lengua ni su forma de Gobierno ni sus leyes. El pueblo dominicano no se hallaba condenado a la sumisión. El proyecto de los dominicanos era reconstruir la vida. Inmediatamente se produjo la Independencia volvieron a renacer la escuela, la Universidad, las Iglesias, las instituciones y las viejas tradiciones. El proyecto de Independencia dominicano no fue una vuelta a la monarquía ni a las crudas formas del absolutismo haitiano, sino la de un gobierno democrático, electivo, representativo y popular.

La vigencia del lema trinitario

Al concebir la bandera, en el Juramento de los Trinitarios, Duarte injerta la cruz blanca a la enseña haitiana, centra el carácter del nuevo Estado, con una visión netamente cultural, de oposición religiosa. En todo el pensamiento duartiano campa por sus respetos la figura de Dios. Interpretación que será plasmada en el escudo, donde se hallan la cruz y la Biblia, abierta en Juan 8 : 31 y 32: “ y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”.

Por hallarnos en una dualidad territorial y política esa realidad debió ser concebida como un proyecto permanente. La independencia dominicana siempre ha estado amenazada por la expansión demográfica o por los desbordamientos a los que pueden conducir el colapso o la inviabilidad del Estado vecino. Esas circunstancias han colocado en tela de juicio la existencia del lema esencial Dios, Patria y Libertad. Se ha echado al ruedo un proyecto, cuya ambición ha sido anular los resultados históricos de nuestra Independencia de 1844. Es decir, pulverizar el esfuerzo de todas las generaciones pasadas.

Hemos llegado, en realidad, a una circunstancia que le niega el ejercicio a la autodeterminación al pueblo dominicano. Se planea imponer una agenda que pisotea brutalmente los valores cristianos, que anula la soberanía de la patria y cuya implantación suprimiría la libertad del pueblo y todas sus conquistas democráticas. Ningún pueblo puede considerarse libre en un sistema federal. O peor aún: fragmentando su cohesión nacional. La libertad es el derecho al Gobierno propio sin injerencia extranjera. Así define la situación el pastor Ezequiel Molina:

“ Hay un proyecto de desbaratar la nacionalidad dominicana. Hay un proyecto de unir a Haití con República Dominicana. Y, en cada foro internacional que va nuestra representación sale a relucir ese interés. ¿ Por qué? Eso no es político. Eso no es humano. Eso es diabólico.(…) Van a destruir nuestra nacionalidad, pero tendrán que destruir primero a la Iglesia de Jesucristo. Y tengo la impresión de que no se va a poder. Aquí hay un pueblo que honra a Dios, aquí hay un pueblo que habla con Dios, aquí hay un pueblo que ama a Dios. ¡Este es un país cristiano! El vudú no va a poder con nosotros. Candelo no va a poder con nosotros. Belie Belcan no va a poder con nosotros. ¡Estamos cubiertos por la sangre del cordero!”.

En estas especialísimas circunstancias, ¿qué sentido tendría el Juramento de los Trinitarios? Si entra en el teatro de las maniobras sociales un proyecto que echa por tierra a Dios, que disuelve a la patria y que, finalmente, anularía la libertad, ¿ cuál la propuesto del pensamiento duartiano? ¿ qué enseñanza extraer en los hombres que fundaron, con el sacrificios de sus vidas, el Estado dominicano? He aquí las palabras del Juramento Trinitario:

“Juro y prometo por mi honor y mi conciencia, en manos de nuestro presidente Juan Pablo Duarte, cooperar con mi persona, vida y bienes a la separación definitiva del gobierno haitiano y a implantar una República libre y soberana e independiente de toda dominación extranjera que se llamará República Domicana” “

En estos momentos, en que se ha desvanecido la frontera, en el que los desplazamientos demográficos del vecino amenazan nuestra unidad nacional y se hallan bajo amenazas todas nuestras conquistas sociales y nuestra frontera jurídica y la imagen internacional del Estado, la fuerza que mueve al pueblo dominicano es la lucha por su identidad colectiva. Es la lealtad a los hombres que junto Duarte fundaron esta patria mil veces gloriosa.

Texto: Manuel Núñez Asencio

Tragedia Río Verde

rioverde

Integrantes del equipo fallecido durante la tragedia de Río Verde. Foto fuente externa.

El accidente aéreo ocurrido aquel fatídico 11 de enero de 1948 en Río Verde, Yamasá, fue demasiado impactante como para no rendir homenaje a las víctimas en cada aniversario. Al cumplirse hoy 68 años de la muerte de 33 personas que ocupaban la aeronave, incluyendo el conjunto de béisbol Santiago B. B. C, el acontecimiento vuelve a concitar interés y nostalgia.

El avión, pilotado por el teniente Ramón María Hernando, retornaba de Barahona con destino a Santiago cuando por efecto del mal tiempo se precipitó en Río Verde. Transportaba al conjunto de béisbol de Santiago que enfrentó a las Estrellas del Sur, en Barahona, en doble juego.

 http://elnacional.com.do/tragedia-rio-verde

El Almanaque de Bristol y los nombres de las personas

alamanaquedebristolEl Almanaque de Brístol o “Almanaque pintoresco de Brístol”, como es su nombre completo, es una especie de revista, con formato de peque libro, publicada originalmente (1832) por el químico y farmaceuta norteamericano Cyrenius Chapin Bristol, cuyo rostro todavía ilustra su portada color mamey. Veinticuatro años después (1856) fue adquirido por la empresa norteamericana Lanman & Kemp-Barcalay & Co. Inc., establecida en Nueva Jersey. Se editan aquí, anualmente, cinco millones aproximadamente de ejemplares que se distribuyen en la Península Ibérica, Brazil y la mayor parte de los países hispanoamericanos.

En la República Dominicana, el Almanaque Bristol aparecía todos los años hacia mediados de noviembre en todas las farmacias , donde se distribuía y aún se distribuye de manera gratuita.

En esas naciones, la referida compañía utilizaba el almanaque para promover sus productos de perfumería y jabonería, razón por la cual se convirtió en un medio de irrepetible popularidad, y en la más solicitada fuente de consulta popular relativa al momento más adecuado para la siembra, la pesca y cortarse el cabello, entre otras decisiones.

Pero no solo eso.  En el Almanaque de Brístol eran frecuentes las consultas sobre las predicciones del tiempo y mareas; fechas de inicio de las estaciones, recomendaciones para  cálculos astronómicos, así como el horóscopo y el santoral del día.

El santoral es el calendario litúrgico que indica la fecha en que se celebran las festividades en honor de un santo u otra figura religiosa. Dicho santoral era el instrumento por excelencia para en épocas pasadas  determinar el nombre de las personas… De esta manera se tomaba en cuenta el día en que  nacía el niño para asignarle el nombre del santo correspondiente. De ahí que hoy  nos encontremos con padres y abuelos, con más de cincuenta años, identificados con los más pintorescos y no siempre aceptados nombres: Victorino, Atanasio, Telésforo, Protasio, Doroteo, Honorio, Heliodoro, Apolinaria, Genoveva, Pacomio, Filemón, Severiano, Deodato, etc.

SANTORAL DEL DÍA PARTE ATRÁS.

Cuando yo ejercía con director de escuela pública, en épocas de inscripción escolar, una madre me entregó el acta de nacimiento del niño que deseaba inscribir. Al revisar el documento, cuál no fue mi sorpresa al descubrir que el nombre de este era nada más y nada menos que Santoral del día parte atrás.
¿Por qué?

Sencillamente porque tratándose del citado niño, el santoral, que siempre cubría una página, debió continuar en la página siguiente, justamente donde aparecía el nombre del santo que le asignaría a su retoño. Como la madre leyó el llamado “Santoral del día parte atrás”, con esa misma frase le plantó tan desagradable etiqueta en su partida de nacimiento..

Por: Domingo Caba Ramos / lainformacion.com.do

Eduardo Brito .El más IMPORTANTE barítono de República Dominicana

brito_eduardo

Eduardo Brito

 

Su nombre era José Eleuterio Brito y nació en los Cerros de Navas, en la provincia de Puerto Plata el 21 o el 22 de enero de 1906. Hijo de Julián Brito y Liboria Aragonés.

De niño se trasladó junto a su familia a la ciudad de Santiago de los Caballeros, donde llamó la atención de los transeúntes mientras lustraba zapatos y entonaba canciones de época. Desde los quince años cantó serenatas junto a músicos de mayor edad como Bienvenido Troncoso. Después, integró el Sexteto Morel en Puerto Plata, su ciudad natal, y más tarde en el Café Yaque, de Santiago. }

Con 17 años de edad debutó en la ciudad de Santo Domingo en el Coney Island, Café Arriete, Trocadero y el HOTEL Fausto, plazas codiciadas entonces por los artistas del género y donde recibió contratos para presentarse.

En 1924 con la canción “Amar, eso es todo”, ganó en Santiago de los Caballeros el primer premio en el concurso patrocinado por el Jabón Candado que promocionaba el trío cubano Floro Zorrilla, Manuel Corona y Antonio Zaldívar. De la música popular, sin escuela y semianalfabeto, pasó a la música operática por breve lapso de tiempo con su participación en el montaje del Cuarteto de Rigoletto de Verdi que realizó el maestro Luis Rivera.

En su educación musical fue importante la amistad con el maestro Julio Alberto Hernández, quien tutelaba el grupo Cuadro Artístico, el cual reunió IMPORTANTES voces y que se presentaba en Santiago, San Pedro de Macorís y Santo Domingo.

El 3 de noviembre de 1929 contrajo matrimonio con Rosa Elena Bobadilla, procedente de una familia de músicos y cómicos, como los conocidos Chispita y Luisita, cantante de ritmos nacionales e internacionales. En 1929 fue a Nueva York con su esposa y otros artistas. Hizo sus primeras grabaciones con la firma R.C.A. Víctor. Sones y melodías consideradas boleros, acapararon el interés internacional.

Tras una larga vida artística, llegó a ser el único dominicano que fue aceptado en los escenarios de la zarzuela española. En 1932 conoció al compositor cubano Eliseo Grenet quien lo contrató para integrar la compañía musical Cubanacán. Cantó “La Virgen morena” en la zarzuela de Madrid. Aparte de su voz, su porte indiano fue un atractivo especial para el público. “Lamento esclavo” y “Mi vida es cantar” constituyeron grandes éxitos en su voz. Nunca abandonó la música popular ni los aires dominicanos. Estrenó merengues, guarachas, viajó a Colombia, Venezuela, Puerto Rico. La pequeña fortuna acumulada la perdió en España a raíz de la Guerra Civil.

En 1942 comenzaron sus problemas de salud que se agravan en 1944 en Nueva York. Al retornar, prácticamente repatriado, comenzó a sufrir sífilis cerebral y a luchar contra la locura.

Falleció en el Manicomio de Nigua, el 5 de enero de 1946, pocos días antes de cumplir sus 41 años.

En su honor, le fue puesto su nombre al Teatro Nacional.

Bibliografía

Céspedes, Diógenes: “Teatro Nacional Eduardo Brito”, en Hoy, 29 de septiembre de 2006.

Gómez Sotolongo, Antonio: “Otro enero para Eduardo Brito”, en Revista [A]hora, Santo Domingo, edición No 1241, 11 de febrero de 2002.

https://www.facebook.com/historiadominicanaengraficas

 

 

Debaten sobre la propuesta para dividir Santiago

santiagocaballerosSantiago

Diferentes sectores de Santiago, entre ellos líderes de la sociedad civil, dirigentes comunitarios, legisladores y otros, participaron ayer en el Centro Regional Universitario de Santiago (Cursa), extensión de la UASD, en una vista pública en la que se discutió la iniciativa de un grupo de organizaciones de Cienfuegos que buscan fraccionar esta ciudad.

En el evento, el director ejecutivo del Consejo de Desarrollo Plan Estratégico de Santiago, Reynaldo Peguero, dijo que se identifican con los planteamientos que hacen los representativos de Cienfuegos para que se ejecuten las obras que requiere ese barrio, como su acueducto que ya se está construyendo.

No obstante, expresó que está en desacuerdo con que se tome como parámetro para dividir la ciudad y dijo que eso es algo peligroso, que deben tomar en cuenta los legisladores a la hora de aprobar una iniciativa de esa magnitud.

También líderes empresariales presentes en la actividad se expresaron contrarios al proyecto y pidieron al senador Julio César Valentín que no se deje sorprender ni acepte presiones.

En tanto, Luis Fernández, coordinador del movimiento Santiago Somos Todos, dijo que los políticos tienen intensiones de descuartizar esta ciudad.

En ese contexto, hizo un llamado a los ciudadanos a estar alertas y evitar nuevas divisiones de Santiago.

“Nuevamente intentarán convencer a los políticos para tratar de descuartizar a Santiago, no permitamos que nuestra ciudad sea dividida otra vez”, insistió.

Sostuvo que la entidad, Santiago Somos Todos, está opuesta a la continuación de aprobar y crear nuevos municipios que dividen las ciudades.

Es por ello que la lucha por lograr ese propósito ha sido ardua y aunque ha encontrado respaldo en la Cámara de Diputados, no ha podido pasar en el Senado.

Mientras el coordinador del proyecto Santiago Oeste, Hipólito Martínez, dijo que la creación de un nuevo municipio teniendo como centro a Cienfuegos conviene a toda la ciudad.

Dijo que pueden estar seguros que el municipio Santiago Oeste será una realidad pronto, porque hay consenso y dijo que eso descentraliza los servicios públicos y mejorará los niveles de vida de los habitantes no solo de Cienfuegos y su entorno, sino de la provincia.

Ricardo Santana  / listindiario.com