¿Tiene ud idea del problema de la migración haitiana?

haitianosEs curioso que mientras ciertas personas pretenden que aceptemos la migración como algo sencillamente “inevitable” y que incluso hasta nos beneficia (lo cual no es tan así), países que han tenido más tiempo olas migratorias están girando hacia un sentido opuesto: restringir la llegada de migrantes. Se acusa a esos países inmediatamente de “xenofobia”. Sí, esa palabrita es muy utilizada. Pero ya no basta esa palabrita para explicar lo que está pasando en otros países y el por qué tenemos, como Estado de Chile, que poner un freno a lo que está ocurriendo, o sea, la llegada sin control y sin filtro de personas migrantes.

Y este asunto, el problema de la migración haitiana es digno caso de estudio. ¿Por qué ellos? Porque tras más de tres décadas de tolerar su migración, los países de la zona del Caribe les han cerrado las puertas. Ahorrémonos las expresiones de compasión y de falso humanitarismo y las acusaciones de xenofobia, racismo y etc., porque si sólo hubiera sido Guyana tal vez podría hablarse de racismo, o si hubiera sido Belice, Guyana y Costa Rica. Pero no es así. En la 25ª cumbre CARICOM celebrada en 2014 en San Vicente & Granadinas, el tema de la migración ilegal haitiana fue el centro del debate. Y se le exigió a Haití que tomara cartas en el asunto. ¿Lo hizo? Curiosamente, lo que hizo fue comenzar a enviar haitianos a Chile. Por eso, en el año 2017, las puertas del Caribe se cerraron a Haití.

Sigue leyendo

La invasión de Dessalines, el 5 de marzo de 1805

Dessalines

Dessalines

Las tropas militares haitianas dirigidas por Dessalines, quien se hizo Emperador, fueron las que más daño produjo a la parte oriental de la isla en toda su historia. Saquearon y quemaron las poblaciones de Monte Plata, La Vega, Cotuí, San Francisco de Macorís, San José de las Matas y Montecristi.

En muchas de esta poblaciones las tropas haitianas se las ingeniaron para engañar, ordenándole acudir a las iglesias, con el falso pretexto de que esta era la manera de poder para garantizarles a todos la vida. Pero cuando parte de la población ya se encontraba en dichos templos, lo que hicieron fue decapitar a más de quinientas personas en aquellos lugares sagrados, entre ellos niños y mujeres indefensos, y al sacerdote fray Pedro Geraldino, quien fue ensartado por las bayonetas haitianas cuando intentó oponerse a la matanza.

Miles de habitantes murieron en estos hechos criminales perpetrados durante las dos primeras invasiones haitianas a la parte este de La Española.

En presencia de Dessalines, las tropas haitianas quemaron vivo al cura José Vásquez, porque el religioso consideró como satánicos lo que hacía el ejército haitiano.

En enero de 1805 los remanentes del ejército francés que
quedaban en la parte este de la isla comandados por el General francés Louis Marie Ferrand entran nuevamente en acción.

Ferrand decretó a sus tropas cazar niños de ambos sexos de raza negra hasta los 14 años de edad para ser vendidos como esclavos. Este hecho provoca la ira de Dessalines quien invade la parte este de la isla y luego de arrasar con algunos poblados como Azua y Moca, sitia la ciudad de Santo Domingo el 5 de marzo de 1805.

El ejército haitiano intentó acabar la resistencia francesa protegida por la muralla de la ciudad. Dessalines no desarrolló un plan para su invasión pues no trajo artillería.

Semanas más tarde, llega a las costas de la ciudad de Santo Domingo, una escuadra de barcos franceses comandada por el Almirante Missiesy. La flota cañonea las posiciones haitianas y parte rumbo al oeste. Dessalines interpreta que puede ser un ataque a su país y se retira rápidamente.

En su gobierno intentó restablecer la economía de las plantaciones mediante un sistema de trabajo forzado. Fue traicionado y asesinado en 1806 por sus colaboradores, Alexandre Pétion y Henri Christophe, quienes tras su muerte, se repartieron el poder de la nueva nación. Su cuerpo fue cortado furiosamente en pedazos por sus asesinos

Este golpe de Estado fue promovido por sectores acomodados, que aunque previamente le habían apoyado, se vieron afectados por la promulgación de una ley de reforma agraria con características revolucionarias

Texto: encaribe

facebook: historiadominicanaengrafica

LA BATALLA DE TORTUGUERO

LA BATALLA DE TORTUGUEROLa Batalla de Tortuguero fue la primera batalla naval de la Guerra por la Independencia Dominicana y se libró el 15 de abril de 1844 en Puerto Tortuguero, Azua. Una fuerza de 3 goletas dominicanas, dirigidas por el comandante Juan Bautista Cambiaso, derrotó a 3 buques de la Armada Haitiana. Aunque fue un combate menor, determinó la supremacía naval de la República DomInicana sobre Haití hasta el final de la guerra. Terminada esta batalla, nació la Marina de Guerra Dominicana.

El 31 de marzo de 1844, el almirante francés De Moges a bordo de la fragata La Neréide dio voz de alarma de que una flotilla de barcos haitianos se encontraban asaltando las costas de la Bahía de Ocoa y transportaban suministros para el ejército haitiano que había sitiado la provincia de Azua. De Moges recomendó al presidente de la Junta Central Gubernativa,Tomas Bobadilla y Briones, que ordenara que todas las embarcaciones de Santo Domingo fuesen preparadas para la guerra. Los conscriptos para la nueva armada recién creada se reunieron en la Puerta de la Misericordia. Entre ellos estaban Juan Alejandro Acosta, José Antonio Sanabia, Joaquín Orta, Teodoro Ariza, Pedro Tomás Garrido y Fermín González.

Juan Alejandro Acosta junto con algunos mercantes lograron armar dos goletas. Acosta recibió la goleta Eleonore(rebautizada como San José) de manos del comerciante británico Abraham Cohen y fue seguido por el mercante italiano Juan Bautista Maggiolo, quien recibió la goleta María Chica de manos de los mercantes catalanes José y Francisco Ginebra. Las dos goletas, San José y María Chica, zarparon rumbo a la localidad de Aguas de la Estancia, Baní, para reunirse con Juan Bautista Cambiaso, otro mercante italiano.

El 13 de abril, las tres goletas al mando del comandante Juan Bautista Cambiaso zarparon desde Aguas de la Estancia, Cambiaso al mando de la goleta Separación Dominicana (buque insignia), el capitán Juan Bautista Maggiolo al mando de la goleta María Chica y el teniente Juan Alejandro Acosta al mando de la goleta San José.

Dos días después, el 15 de abril, el comandante Cambiaso avistó tres embarcaciones haitianas en la costa bombardeando la localidad de Puerto Tortuguero. Las tres embarcaciones eran la Pandora, La Mouche y Le Signifie. Cambiaso rápidamente decidió arremeter contra la flota enemiga y después de una combinación de maniobras el enemigo sucumbió. Las tres naves enemigas fueron hundidas. Casi todos los marineros enemigos murieron y no se tienen registros sobre sobrevivientes del combate.

Las noticia de la victoria dominicana se esparció como la pólvora y el 23 de abril de 1844 la Junta Central Gubernativa ordenó que las tres goletas fueran incorporadas a la recién creada Marina de Guerra, y el comandante Cambiaso fue nombrado almirante. La presencia haitiana en el mar se desvaneció después de este encuentro, consolidando la supremacía naval de la recién creada nación.

Texto: noticias POP
Foto: Goletas Separación, María Chica y San José.

Historia Dominicana en Gráficas

Llegando al llegadero

Federico Henríquez Gratereaux.

Federico Henríquez Gratereaux.

Cuando un niño desbordaba la paciencia de los padres, solía decirse; “estamos llegando al llegadero”. Esa expresión se empleaba hace cuarenta años; y no sé si ha desaparecido de los usos lingüísticos de los dominicanos jóvenes. Significaba, aproximadamente: “no habrá más remedio que castigar esta conducta intolerable y hacer valer la autoridad paterna”. Dicha frase puede aplicarse a las relaciones dominico-haitianas con toda propiedad. Es hora de que los embajadores dominicanos en Puerto Príncipe no sean individuos tildados de “prohaitianos”; no quiere esto decir que deban ser “antihaitianos”; pero sí deben pensar, actuar y trabajar, a favor de la República Dominicana; como los embajadores haitianos, que trabajan siempre a favor de su país.

El embajador Cinéas ha sido relevado en sus funciones por Daniel Supplice, otro veterano del servicio exterior. Un brujo de Elías Piña, llamado Sinencio, pronosticó que el tiempo de Cinéas había terminado y que ahora le robarían el reloj en lugar del teléfono celular. Sinencio recomendó al canciller dominicano y a los líderes políticos de nuestro país, que comieran “testículos de puerco con pimienta y ajo”… para reforzar los impulsos viriles. Ayer el Ministro de Relaciones Exteriores ha dicho que la actitud de Haití es “inaceptable”. Añadió: “la paciencia del país tiene un límite”. No sabemos si probó el plato “recetado” por el brujo.

Durante las últimas décadas, algunos intelectuales dominicanos han tratado de convencernos de que el bongó es un instrumento musical mucho más refinado que el piano; que creer lo contrario es fruto de la “hispanofilia europeizante” que nos “inoculó” el gobierno fascista de Trujillo. Ese “blanquismo” trujillista nos impide valorar adecuadamente los elementos africanos de nuestra cultura. Mediante este “ideologema” falaz pretendían acercarnos a la cultura de nuestros vecinos-fundada en la negritud, el “voudu” y el creole-.

Así servían a los intereses extranjeros que financian esta manipulación cultural. Dichos intelectuales son partidarios de un “internacionalismo” interesado que sólo beneficia a grandes países. Para los pequeños, es una especie de “recolonización” a través del folclore. Total, nada; han desatado las pasiones nacionalistas que pretendían aherrojar con sofismas. Sofocar o extirpar la identidad dominicana es un esfuerzo “contra natura y contra historia.” Y por ello condenado a un rotundo fracaso.

hoy.com.do/llegando-al-llegadero/autor/federico-henriquez-gratereaux

El país fronterizo

fronteraDel dicho al hecho hay mucho trecho. Esta viejísima expresión española no requiere de “glosas”, ni laboriosas explicaciones. Desear la “reconstrucción” de Haití no es lo mismo que llegar a ver ese país levantarse sobre los escombros del terremoto. Aun en el caso de que existiera realmente “voluntad política” de la “comunidad internacional”, no será fácil coordinar la ayuda humanitaria para Haití. A pesar de la prolongada intervención de la ONU, los resultados obtenidos hasta ahora son calificados como “limitadísimos”.

El expresidente Clinton, comisionado por el Presidente Obama para “reorganizar” Haití, es de esperar que confronte tantas dificultades como la MINUSTAH. Debemos apuntar, en beneficio de Clinton, que durante sus periodos de gobierno hizo crecer el “nivel de empleos” en su país. También consiguió “controlar” el tradicional déficit presupuestario de los EUA. Esas experiencias podrían ser útiles. si se aplicaran en el lado Oeste de La Española.

El principal problema ya ha sido descrito por el poeta haitiano Rene Depestre y citado por la socióloga dominicana Amanda Castillo. Los franceses establecieron en Haití un “campamento” de trabajo esclavo para administrar plantaciones. Los hombres que laboraban en esas empresas de altísima rentabilidad no eran más que “insumos fungibles” de la producción agrícola. Cualquier persona que visite la zona colonial de la ciudad de SD podrá comprobar que los españoles trasplantaron, en las nuevas tierras de América, sus instituciones civiles, creencias religiosas, costumbres, artesanías, tradiciones, arquitectura, canciones infantiles.

Cabildos, alcaldes pedáneos. Real Audiencia, capitanía general, universidades, son huellas visibles de nuestra historia colonial. La ciudad de Ovando, con calles trazadas a cordel, alcantarillado de aguas pluviales, contiene dentro de sus muros 18 iglesias. Los vicios, virtudes, aberraciones y talentos del colonizador español, fueron transmitidos a las poblaciones mestizas, negras, mulatas, indígenas. Cuando los franceses abandonaron “la colonia” no dejaron nada que sirviese de apoyo institucional a la creación de una nueva sociedad civil. El “campamento de trabajo” no estaba concebido para que, alguna vez, hubiese “ciudadanos de ultramar” vinculados a un reino mayor. Los extranjeros tendrán que tomar en cuenta esas realidades históricas; los dominicanos debemos “poner en claro” que somos el único país con fronteras con Haití: todo cuanto ocurra allá, económico, sanitario, migratorio, repercutirá aquí.(28/02/2010).

A PLENO PULMÓN / hoy.com.do

Temor por posible entrada de haitianos a pelear

La operación se ejecuta en zonas fronterizas. Fuente externa.

La operación se ejecuta en zonas fronterizas. Fuente externa.

PEDERNALES. El consulado dominicao en Anse-au-Pitre, Haití, suspendió las actividades tras los rumores de que grupos de subversivos haitianos entrenan en la frontera para entrar en guerra, lo que obligó un despliegue militar en la zona de Los Arroyos.

El temor se apodera de los pobladores ante las versiones de que miles de extranjeros intentarían entrar al país. Los dominicanos se mantienen en alerta ante la situación, luego de que se comunicara por teléfono la supuesta intención de haitianos de penetrar en plan bélico a este territorio.

El cónsul, Máximo Féliz, ha intentado iniciar las labores, pero el temor impidió llevar el personal diplomático, mientras en cada esquina los dominicanos comentan.

Hay una movilización de militares en todo el cordón fronterizo, aunque los uniformados aseguran que son simples rumores.

hoy.com.do

Trotamundos estadounidense denuncia ataque de piratas haitianos

trotamundo

Un trotamundos remador norteamericano que había llegado remando a las costas de la República Dominicana desde Isla Canaria, España, fue atacado este jueves por alegados piratas haitianos en Isla Tortuga, en Haití.

Víctor Mooney salió desde España el pasado 19 de febrero. Primero llegó a las costas dominicanas de Samaná y luego a Puerto Plata.

De acuerdo con un reporte de último minuto de NCDN, canal 37, se supo que a través de su teléfono satelital, Mooney se comunicó con los auxiliares navales del país a quienes dio la voz de alerta de que había sido atacado. El reporte indica que la alerta fue extendida a nivel internacional.

Sobre el hecho no se tienen muchos detalles, debido a que, como según reportó el canal 37, Mooney no pudo ofrecer su ubicación.

En la llamada que hizo Víctor se escuchaban gritos y sus últimas palabras, antes de que se cayera la comunicación, era de que pensaba que lo iban a matar, indica el reporte del noticiero.

elcaribe.com.do

¡El Papa supo la historia…!

El papa Francisco

El papa Francisco

Para cualquier hispanoamericano, la lógica indica que todos nuestros países se liberaron de las grandes potencias europeas que por siglos se disputaron como pirañas hambrientas “el oro que corría a raudales” en ríos, valles y montañas del Nuevo Mundo… Y un argentino, Jorge Bergoglio, no podía ser la excepción.

Cuando estudió en Buenos Aires le enseñaron que la espada de San Martín liberó Argentina y parte del Sur lejano de la voracidad española; conoció de las épicas campañas de Bolívar para consolidar la gran nación centro-andina con Venezuela, Ecuador, Bolivia, Colombia…

Supo de Sucre y H’Ohiggins… Pero nadie le habló jamás de Duarte.

Repasando la historia del hemisferio Norte se enteró que un pequeño y hambriento ejército del Caribe, el haitiano, fue capaz de derrotar a las tropas napoleónicas para ser el primero en independizarse, en 1804; que muy cerca de ahí, Cuba logró similar hazaña casi 100 años después para quitarse de encima a los españoles; que Puerto Rico todavía es “propiedad” de los norteamericanos, y que holandeses, ingleses y franceses se fueron ayer de las pequeñas islas caribeñas…

Siempre creyó que la República Dominicana corrió similar suerte que Haití, que nos liberamos también muy temprano de los franceses porque a fin de cuentas… ¿No están en la misma isla de La Hispaniola…?

“¡…No, Santo Padre! Nosotros los dominicanos nos independizamos de Haití, que ocupó la parte oriental de la isla durante 22 años, entre 1822 y 1844. Y como toda ocupación, dejó una estela de atropellos, vejámenes y violaciones que marcó la historia de los dos pueblos…”

Quien habló así ante el Papa Francisco fue el cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez, arzobispo de Santo Domingo, Primado de América… Y el Santo Padre conoció entonces la otra parte de la historia.

Su reunión con el Presidente
Se hace la pregunta: (…) ¿Qué hablaron Danilo y el Papa sobre el conflicto migratorio de Haití y República Dominicana? Y algunos consideran que el viaje del Presidente a Roma sólo tendría justificación de haberse producido las consecuentes aclaraciones.

Tal vez ni siquiera fue necesario abundar sobre el tema después que el Santo Padre se mostró convencido de las malquerencias que quedan en los pueblos después de una dominación y ocupación como la que sufrió nuestro país de parte de Haití en la primera mitad del siglo XIX.

Pero por si hiciese falta algo más, el Presidente tuvo la oportunidad de explicarle al Papa las iniciativas que ha tomado su gobierno para resolver el diferendo diplomático y mostrarle evidencias de que las autoridades haitianas están satisfechas con esas medidas.

El Santo Padre ponderó la ecuanimidad del Presidente Medina para encarar un conflicto que en algún momento adquirió trascendencia internacional y que hasta llegó a tocar las puertas del Trono de Pedro…

listindiario.com.do

Allende de nuestro límite fronterizo

mapaSi la obediencia es el resultado del  instinto de las muchedumbres, el motín es el de su reflexión. Napoleón Bonaparte

Es un hecho ineludible  que allende de nuestros límites fronterizos existe un amplio conglomerado humano, de personas, de familias que están atravesando  complejas situaciones socioeconómicas, consecuencia de innumerables problemas internos de su país generados por sus autoridades  etc. Que motivan a que sus máximas autoridades y dirigentes promueven o  plantearan, ya no solapadamente, que durante varios años debe haber una inmigración de más de doscientos mil personas  natales de su país para que arriben a otros países  que se encuentren en superiores condiciones de vida de  las que no disfrutan  actualmente. Eso acontece en Haití.

Arriban a nuestro país por miles pero acaso cuestionándonos, ¿hay entre Haití y la República Dominicana una delimitada frontera? ¿Pero existe un límite fronterizo que divide esta magnífica isla ocupada por dos naciones, si es que Haití puede considerarse así?  Los problemas que confrontamos fueron originados desde muchas épocas atrás y a los mismos se le está buscando una solución, mas sin embargo, todavía quedan sinsabores en nuestra población.

La insistencia de la gran mayoría del pueblo dominicano se concentra en que se debe controlar el avasallamiento de nacidos allende de nuestros límites  fronterizos que ingresan traspasando dicha frontera con  ilegalidad. Uno de los planteamientos es la disposición efectiva de la construcción de un gran muro para que se les facilite a nuestras Autoridades y a las Fuerzas Armadas de la nación, el efectivo control de una inmigración irregular desde el territorio aledaño. Realmente es impostergable que el inicio del levantamiento, de la erección de un muro divisorio entre las dos naciones, más aun cuando Haití dispuso la construcción de varios kilómetros de un muro divisorio.

Entonces, cabe cuestionarnos ¿Cómo un país  sin recursos económicos, atravesando una situación calamitosa puede emprender la construcción de un muro divisorio y en nuestro país, las autoridades competentes dejan las cosas pasar y no toman las  decisiones pertinentes para iniciar la construcción de un muro divisorio en los límites fronterizos, a fin de facilitar el  control,  el paso inescrupuloso y continuo de indocumentados haitianos y de otras nacionalidades, de una inmigración irregular a todas luces ya que no cuentan con las autorizaciones adecuadas para ingresar regularmente a nuestro territorio?.

Hace apenas unos días fue iniciado el proceso de regulación y naturalización de personas que residen irregularmente en nuestro territorio, muchos de las cuales ingresaron clandestinamente a nuestra nación o por otros medios. Esto constituye un gran paso que deberá concretizarse satisfactoriamente con aquellos que cumplan las regulaciones establecidas.

Mientras tanto, cabe esperar y tomar ciertas medidas con aquellos nuevos inmigrantes que están ingresando a  nuestro país  de forma irregular ya quieren obtener la autorización de permanecer sin hablar una sola palabra de nuestro idioma español,  violando los parámetros existentes manifestadas en el decreto expedido y por lo tanto no son personas que cumplan los procedimientos de regularización o naturalización. Esos deben ser deportados.

Describimos algunos casos del porque muchos de los dominicanos  objetan ciertas medidas tomadas como son la  de  suspender las deportaciones, acto que solo será validado para aquellos que se acojan al proceso de la naturalización y regulación, aprobado recientemente, según sea el caso de cada uno de los involucrados.  Pero para aquellos que ingresen fuera de las fechas establecidas, deberán ser repatriados a su país de origen. Deberemos continuar en una próxima intervención ya  que hay temas inconclusos.

lainformacion.com.do