Evalúan rescatar La Isabela, primera ciudad fundada por los conquistadores en las Américas

isabelaEn lo que se conoce hoy como La Isabela, convertido en un municipio de Puerto Plata, se instalaron las primeras instituciones españolas en el Nuevo Mundo y fue lugar de origen del proceso de transculturización y mestizaje de América.

Santo Domingo, República Dominicana (EFE).- Autoridades culturales, medioambientales y del sector turístico de República Dominicana evalúan un proyecto para rescatar el parque arqueológico La Isabela, en la provincia de Puerto Plata (norte), primera ciudad fundada en el Nuevo Mundo, y convertirlo en un atractivo turístico.

El Ministerio de Cultura informó este lunes que el titular de esa cartera, Pedro Vergés, encabezó una reunión con representantes de la comisión interinstitucional que promueve el rescate de ese parque, donde se encuentra el castillo en el que se instaló el almirante Cristóbal Colón a su llegada a estas tierras, y quien la bautizo como La Isabela en honor a la reina Isabel La Católica.

En lo que se conoce hoy como La Isabela, convertido en un municipio de Puerto Plata, se instalaron las primeras instituciones españolas en el Nuevo Mundo y fue lugar de origen del proceso de transculturización y mestizaje de América.

También se fundó el primer cabildo de América y se construyó el primer puerto americano.

En la reunión encabezada por el ministro Vergés se analizaron los pasos a seguir para el rescate de ese sitio histórico.

En el encuentro participaron los miembros de la comisión interinstitucional: Francisco Domínguez Brito, ministro de Medio Ambiente; José Ignacio Paliza, senador por Puerto Plata, y José Natalio Redondo, presidente de la Asociación Nacional de Hoteles y Restaurantes (Asonahores) para la región norte, entre otros.

En la reunión se conocieron los detalles del decreto presidencial que sirve de marco institucional y jurídico para el desarrollo del plan de rescate de uno de los monumentos patrimoniales dominicanos de mayor valor histórico, de acuerdo con Cultura.

Este fue el segundo encuentro del ministro de Cultura con la referida comisión, después de uno realizado en enero en el que se discutieron algunas de las partes que contempla el plan, entre ellas, la rehabilitación y puesta en valor del parque, la gestión del sitio arqueológico, su manejo administrativo y la implicación de la comunidad hacia el desarrollo sostenible.

El ministro de Cultura consideró prioritario nombrar una comisión operativa que se ocupe de la gestión de inversionistas interesados en desarrollar el parque, acogiendo los lineamientos trazados por el Ministerio de Medio Ambiente para el desarrollo sostenible del proyecto.

“Es fundamental contar con un plan de mantenimiento del parque, de manera que se garantice su sostenibilidad”, dijo. EFE

http://acento.com.do

 

La invasión de Dessalines, el 5 de marzo de 1805

Dessalines

Dessalines

Las tropas militares haitianas dirigidas por Dessalines, quien se hizo Emperador, fueron las que más daño produjo a la parte oriental de la isla en toda su historia. Saquearon y quemaron las poblaciones de Monte Plata, La Vega, Cotuí, San Francisco de Macorís, San José de las Matas y Montecristi.

En muchas de esta poblaciones las tropas haitianas se las ingeniaron para engañar, ordenándole acudir a las iglesias, con el falso pretexto de que esta era la manera de poder para garantizarles a todos la vida. Pero cuando parte de la población ya se encontraba en dichos templos, lo que hicieron fue decapitar a más de quinientas personas en aquellos lugares sagrados, entre ellos niños y mujeres indefensos, y al sacerdote fray Pedro Geraldino, quien fue ensartado por las bayonetas haitianas cuando intentó oponerse a la matanza.

Miles de habitantes murieron en estos hechos criminales perpetrados durante las dos primeras invasiones haitianas a la parte este de La Española.

En presencia de Dessalines, las tropas haitianas quemaron vivo al cura José Vásquez, porque el religioso consideró como satánicos lo que hacía el ejército haitiano.

En enero de 1805 los remanentes del ejército francés que
quedaban en la parte este de la isla comandados por el General francés Louis Marie Ferrand entran nuevamente en acción.

Ferrand decretó a sus tropas cazar niños de ambos sexos de raza negra hasta los 14 años de edad para ser vendidos como esclavos. Este hecho provoca la ira de Dessalines quien invade la parte este de la isla y luego de arrasar con algunos poblados como Azua y Moca, sitia la ciudad de Santo Domingo el 5 de marzo de 1805.

El ejército haitiano intentó acabar la resistencia francesa protegida por la muralla de la ciudad. Dessalines no desarrolló un plan para su invasión pues no trajo artillería.

Semanas más tarde, llega a las costas de la ciudad de Santo Domingo, una escuadra de barcos franceses comandada por el Almirante Missiesy. La flota cañonea las posiciones haitianas y parte rumbo al oeste. Dessalines interpreta que puede ser un ataque a su país y se retira rápidamente.

En su gobierno intentó restablecer la economía de las plantaciones mediante un sistema de trabajo forzado. Fue traicionado y asesinado en 1806 por sus colaboradores, Alexandre Pétion y Henri Christophe, quienes tras su muerte, se repartieron el poder de la nueva nación. Su cuerpo fue cortado furiosamente en pedazos por sus asesinos

Este golpe de Estado fue promovido por sectores acomodados, que aunque previamente le habían apoyado, se vieron afectados por la promulgación de una ley de reforma agraria con características revolucionarias

Texto: encaribe

facebook: historiadominicanaengrafica

La independencia efímera del 1 ero de diciembre de 1821

rep-domLa independencia efímera del 1 ero de diciembre de 1821. Primer intento de independencia dominicana . El gráfico es solo una ilustración para acompañar la historia!!

En la Declaratoria de Independencia del 1 de diciembre de 1821 se afirma que nos constituíamos en un Estado libre e independiente.

Luego de “La Reconquista”, o sea volver a ser territorio de España, llevada a cabo en 1809, el período histórico siguiente es llamado “Independencia Efímera”.

“La Reconquista” fue lograda al expulsar a los franceses en 1809 de la parte Este de la isla, luego del triunfo obtenido por el general Juan Sánchez Ramírez en la batalla de Palo Hincado el año anterior, contra las tropas francesas que estaban al mando del gobernador de la colonia francesa general Jean Louis Ferrand.

Los planes del doctor José Núñez de Cáceres y prominentes ciudadanos que le acompañaban, se habían hecho para iniciar el movimiento independentista el 24 de diciembre, pero ante una delación, el mismo estalló la noche del 30 de noviembre de 1821 y con poca resistencia se tomaron el fuerte de San José, la puerta de San Diego, la puerta del Conde, el Arsenal, la cárcel pública y otros lugares críticos. (1)

Se distinguieron en esta jornada, entre otros, el teniente coronel Pablo ALÍ, comandante del batallón de pardos libres, así como las unidades del batallón fijo de infantería, artilleros y de caballería, comandados por oficiales que prestaban servicio en las mismas.

Al día siguiente, 1 de diciembre de 1821, fue enhestada la bandera de la Gran Colombia en todos los fuertes de la ciudad, se puso bajo arresto al gobernador español Pascual Real y se proclamó el Estado Independiente de la Parte Española de Haití, bajo el protectorado de la República de Colombia y José Núñez de Cáceres fue designado presidente del naciente Estado.

El paso dado por José Núñez de Cáceres fundando el Estado Independiente de la Parte Española de Haití, el 1 de diciembre de 1821, se adelantó a los planes de grupos que habitaban en la colonia española que propugnaban por la unificación con Haití. Lo cierto es que en noviembre de ese año 1821 en la frontera norte se hizo un pronunciamiento a favor de la unificación con Haití que tuvo repercusiones en Dajabón y Montecristi. De ahí estriba la IMPORTANCIA de la acción encabezada por Núñez de Cáceres para la formación de un Estado independiente y no para una unificación con Haití.

En el documento Declaratoria de Independencia del Pueblo Dominicano del 1 de diciembre de 1821, los firmantes, encabezados por Núñez de Cáceres, se quejan amargamente del mal trato recibido por España luego de la Reconquista. También hacen alusión a los movimientos de independencia que se manifestaban en el continente. Se enfatiza que constituidos en “un Estado libre e independiente” y “carácter de nación soberana, tiene un pleno poder y facultades para establecer la forma de gobierno que mejor le convenga, contraer alianzas, declarar la guerra, concluir la paz, ajustar tratados de comercio y celebrar los demás actos, transacciones y convenidos que pueden por derecho los demás pueblos libres e independientes”. Del análisis del documento se concluye que las ideas de libertad ya habían llegado a los dominicanos, ideas que convirtieron en hechos Simón Bolívar, San Martín, O’Higgins y Duarte.

Otro documento IMPORTANTE firmado ese mismo día fue el Acta Constitutiva del Gobierno Provisional del Estado Independiente de la Parte Española de Haití, compuesto de 39 artículos. En su artículo primero se declara que la forma de gobierno debe ser republicana. En el cuarto se enuncia que el nuevo Estado “entrará desde luego en alianza con la República de Colombia: entrará a componer uno de los Estados de la Unión”. En el quinto que se despachará a la mayor brevedad una embajada ante su Excelencia el Presidente de la República de Colombia para comunicarle el cambio político de Santo Domingo y manifestar los deseos de adhesión a esa Confederación de Estados. En el sexto se dice que se enviará un mensaje al Presidente de la República de Haití proponiéndole un tratado de amistad, comercio y alianza para la común defensa de ambos territorios. (2)

La embajada que enviamos a Colombia no pudo entrevistarse con Simón Bolívar, quien estaba en campaña militar.

El presidente Boyer comenzó a mover los hilos que ahorcarían nuestra naciente Independencia, pero al mismo tiempo hacía llegar al presidente Núñez de Cáceres palabras de concordia, mientras continuaba con sus planes que no eran más que una forma de expansión territorial, lo que fue un ultraje a nuestra soberanía ocurrido cuando Boyer nos invade y el 9 de febrero de 1822 entra a la ciudad de Santo Domingo comenzando así el período de la ocupación haitiana que duró 22 años.

Por la corta duración de nuestra primera independencia, se le llama “La Efímera”.

Bibliografía:

(1) José Gabriel García, Compendio de la Historia de Santo Domingo, Central de Libros, C. por A., 1982, Tomo II, pp. 73-74.

(2) Emilio Rodríguez Demorizi, Santo Domingo y la Gran Colombia, Bolívar y Núñez de Cáceres, Editora del Caribe, C. por A., Santo Domingo, RD, 1971, pp. 70-79.

 

http://www.facebook.com/historiadominicanaengraficas

Aniversario del nacimiento en Bani del General Máximo Gómez

maximogomezMáximo Gómez Báez fue un destacado militar y político dominico-cubano el cuál nació en república Dominicana.

General en jefe del Ejército Libertador cubano, fue una de las figuras militares más destacadas de la Guerra de Independencia de Cuba.

Una de las principales Avenidas de nuestra capital, fue honrada con su nombre.

Máximo Gómez nació el 18 de noviembre de 1836 en la ciudad de Baní, República Dominicana, en una familia de medianos propietarios de tierras ganaderas y de bosques.

Sus padres encomendaron su educación a su padrino, el sacerdote del lugar.

Durante su infancia, la parte española de la isla perteneció a Haití hasta 1844, y en 1855, ante una nueva invasión haitiana, el joven Gómez abandonó los preparativos que hacía para iniciar estudios eclesiásticos, según deseo de su padre, y se incorporó al ejército. Peleó en varias acciones de guerra como la batalla de Santomé, con el grado de alférez de la caballería banileja. Siguió a su jefe, el general Pedro Santana, cuando este anexó el país a España en 1861, y alcanzó el grado de comandante de las tropas dominicanas del ejército español. Al triunfo de la Revolución Restauradora.

Como tantos otros dominicanos leales a España, tras la victoria de los independentistas se trasladó en 1865 con su madre y sus hermanas a Cuba, donde gracias a un préstamo personal de Valeriano Weyler pudo dedicarse a labores agrícolas en la zona de Bayamo.

Al llegar a la Isla renunció al servicio de las armas coloniales y se estableció en la referida zona, donde se dedicó a negocios agrícolas y madereros. Allí, su observación de las miserias de la esclavitud y del racismo lo indujo a unirse a los conspiradores de la zona; al comenzar la Guerra de los Diez Años se alzó en armas, el 16 de octubre de 1868, y se le reconoció el grado de sargento.

El día 25 del mismo mes llevó a cabo, en Pino de Baire, la primera carga al machete de las contiendas por la independencia, para detener una columna española que avanzaba desde Santiago de Cuba con el propósito de recuperar la ciudad de Bayamo, ocupada por los insurrectos y convertida en centro del movimiento revolucionario. A partir de entonces, entre las fuerzas mambisas se generalizó esa forma de ataque, que llegó a ser especialmente temida por las tropas españolas.

En pocos días, dada su experiencia militar, se confirió a Gómez el grado de general. Se casó en la manigua con la cubana Bernarda (Manana) Toro, quien lo acompañó durante la contienda.

Se destacó por sus ataques sobre los cafetales de El Cobre, cerca de Santiago de Cuba; por su acción por liberar las dotaciones de esclavos y por su actividad ofensiva durante 1870. Fue segundo jefe de la División de Cuba, que abarcaba todo el sur oriental desde el golfo de Guacanayabo hasta Baracoa y Maisí, y sucedió en el mando a Donato Mármol a la muerte de este. En 1871, después de haber asumido el mando de esa División, dirigió una de las más brillantes operaciones de aquella guerra: la invasión y campaña de Guantánamo, territorio hasta entonces dominado por los españoles.

Esa constituyó la primera campaña exitosa de los patriotas tras el incendio de Bayamo, para que la ciudad no fuese ocupada por los enemigos y la feroz y tenaz ofensiva española que desarticuló las fuerzas mambisas y las llevó a replegarse en los montes y serranías. Gómez inició entonces, con apoyo del presidente de la República de Cuba en Armas, Carlos Manuel de Céspedes y del Castillo, los preparativos de un audaz plan dirigido a trasladar fuerzas, por vía marítima y de manera sorpresiva, de la región oriental al centro de la Isla, para llevar el esfuerzo bélico hacia el occidente, donde se agrupaban las plantaciones azucareras y esclavistas.

Pero el 8 de junio de 1872 fue depuesto de su mando por el presidente Céspedes, quien lo creyó hostil hacia su persona. Exactamente un año después, Céspedes lo designó en sustitución de Ignacio Agramonte -a la muerte de este- en la jefatura militar de Camagüey, región donde Gómez tomó las poblaciones de Nuevitas y Santa Cruz del Sur, y ganó los importantes combates de La Sacra y Palo Seco.

En 1874, al frente de tropas concentradas para invadir el territorio de Las Villas, ganó los combates de Naranjo y Mojacasabe, y la batalla de Las Guásimas, la mayor de la Guerra de los Diez Años.

Tales victorias -obtenidas las últimas durante el gobierno presidido por Salvador Cisneros Betancourt- levantaron significativamente la moral de los patriotas, aunque obligaron al general a gastar buena parte de los recursos destinados al avance hacia occidente.

El 6 de enero de 1875 cruzó la Trocha de Júcaro a Morón con 300 hombres de caballería y 600 de infantería, con lo cuales penetró en Las Villas y marchó por las tierras azucareras de Cienfuegos, amenazando la rica región de Matanzas, donde ya actuaban algunas de sus avanzadas.

Pero su movimiento invasor se vio interrumpido por las divisiones surgidas dentro del campo mambí y la actitud reacia al envío de refuerzos que asumieron algunos jefes orientales.

La oposición de algunos caudillos locales a los jefes de otras regiones le hizo devolver a algunos del oriente del país a su región de origen, y él mismo se vio precisado a resignar el mando de Las Villas, cuestionado también por no ser nativo de Cuba.

Entonces fue nombrado para desempeñar la Secretaría de la Guerra, a la cual renunció en 1877, ante la creciente desintegración de las fuerzas revolucionarias. Salió de Cuba después de la paz que siguió al Pacto del Zanjón en 1878, convencido de que resultaba imposible sostenerse sobre las armas, por lo cual rehusó unirse a Antonio Maceo tras la Protesta de Baraguá.

Durante la forzada emigración se estableció con su familia, primero, en Jamaica, y después en Honduras, donde se reunieron muchos emigrados cubanos cobijados por el gobierno liberal de Marco Aurelio Soto.

El presidente lo incorporó al ejército y lo designó jefe militar del puerto de Amapala, cargo que abandonó con posterioridad para establecerse en San Pedro Sula y dedicarse a negocios agrícolas, con tan poca fortuna que su familia vivió precariamente, murieron dos de sus hijos y él mismo enfermó de gravedad.

En 1884 aceptó los requerimientos de la emigración cubana en Estados Unidos, en nombre de la cual le había escrito José Martí, y abandonó Honduras junto con Antonio Maceo -quien también se había radicado en ese país-, para encabezar un nuevo proyecto bélico independentista, cuyos lineamientos básicos delineó en el Proyecto de San Pedro Sula.

Tras múltiples gestiones en Estados Unidos, sin que se materializara el apoyo económico prometido por cubanos ricos, y por el abandono del plan por parte de Martí -quien consideró a Gómez animado de propósitos caudillescos- viajó por el Caribe, y al llegar a República Dominicana fue apresado, por el temor del gobierno de que las armas que colectaba estuvieran destinadas a emplearse en su contra.

En 1886 desistió del plan revolucionario, por los múltiples obstáculos que enfrentaba para intentar llevarlo a cabo. Trabajó por un tiempo en las obras del canal de Panamá, viajó a Lima a finales de 1887 en un fracasado intento patriótico y, por último, se estableció en 1888 en República Dominicana, dedicándose a faenas agrícolas en su finca La Reforma.

A mediados de 1892 fue elegido general en jefe del futuro Ejército Libertador por los militares miembros del Partido Revolucionario Cubano fundado por José Martí, con quien alcanzó plena identificación humana y revolucionaria, y elaboró el plan militar de inicio de la nueva contienda: un alzamiento simultáneo en todas las provincias cubanas, combinado con varias expediciones que condujeran al territorio a los principales jefes residentes fuera de la Isla y los recursos militares.

El plan resultó abortado por una delación que redundó en la pérdida de los barcos y los pertrechos, la Guerra de Independencia comenzó el 24 de febrero de 1895 con su aprobación. Firmó junto con Martí, el 25 de marzo de 1895, el Manifiesto de Montecristi, en el cual se exponían al mundo los propósitos de la revolución cubana.

Desembarcó en Cuba con Martí para dar inicio a la nueva contienda y asumió de inmediato la jefatura militar de la insurrección. Estuvo presente en la conferencia de la finca La Mejorana, 5 de abril de 1895, donde acordaron ambos, junto con Maceo, organizar el gobierno de la República en Armas. Dirigió el combate de Dos Ríos, acción en la cual el 19 de mayo Martí encontró la muerte, sin que Gómez pudiera rescatar su cadáver.

En junio de ese año penetró en la provincia de Camagüey, donde desarrolló su famosa “campaña circular” de acciones alrededor de la ciudad, que puso en pie de guerra toda la región.

Aprobada la Constitución de la república el 16 de septiembre de 1895 en la Asamblea de Jimaguayú, se le confirmó como general en jefe del Ejército Libertador.

Ese mismo mes pasó a Las Villas para avivar allí la insurrección y atraer sobre sí la atención del mando español, con el fin de despejar el territorio que debería atravesar la columna invasora desde el oriente.

Se reunió con Maceo y el 15 de diciembre ambos generales obtuvieron resonante victoria en el combate de Mal Tiempo. Al llegar la invasión a La Habana, mientras Maceo continuaba hasta el extremo occidental de la Isla, Gómez desarrolló durante cerca de un año una intensa campaña de combates diarios en ese estrecho territorio.

A mediados de 1896 libró en Camagüey la batalla de Saratoga, una de las más importantes de la guerra, y hacia finales de ese año planeó la campaña de La Reforma, consistente en atraer sobre sí a grandes fuerzas enemigas para entretenerlas y batirlas en un territorio de apenas diez leguas cuadradas en la región central del país.

Frustrada la revolución independentista por la intervención norteamericana en 1898, se opuso a la contratación de un empréstito para la paga de los libertadores, con el fin de no endeudar a la república antes de su nacimiento, y aceptó un donativo del ejecutivo estadounidense. Ello provocó su destitución por la dirección civil de la revolución, agrupada en la Asamblea del Cerro, la cual se autodisolvió ante el rechazo popular a su decisión.

Gómez siempre mantuvo la postura de una Cuba plenamente libre e intentó movilizar la opinión y las fuerzas sociales cubanas para la consecución de la independencia absoluta. Rechazó la presidencia por no considerarse apto para su desempeño.

Rodeado del respeto y del cariño del pueblo cubano, lo sorprendió la muerte en La Habana, el 17 de junio de 1905 a a edad de 69 años, cuando ejercía su influencia política contra la reelección presidencial de Tomás Estrada Palma. En su honor se dio su nombre al pueblo de Recreo, en la provincia de Matanzas.

Bibliografía activa
Ideario cubano: Máximo Gómez, Academia de la Historia de Cuba, Imprenta El Siglo XX, La Habana, 1933.
Revoluciones… Cuba y hogar, Imprenta de Rambla y Bouza, La Habana, 1927.
Diario de campaña, 1868-1898, Editorial Centro Superior Tecnológico de Ceiba del Agua, La Habana, 1940.
Gómez, Máximo. Cartas a Francisco Carrillo, Compilación, introducción y notas por Hortensia Pichardo Viñals, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1971.

Fuente: facebook.com/historiadominicanaengraficas

Destierro de los Padres de la Patria

padrespatriaEl 26 de Agosto de 1844, fueron desterrados a Liverpool, Inglaterra, por la Junta Central Gubernativa, controlada por el General Pedro Santana, los próceres Francisco del Rosario Sánchez, Matías Ramón Mella, Pedro Alejandrino Pina y el poeta venezolano Juan José Illas.

Los trinitarios salieron del Puerto de Santo Domingo, en el bergantín Capricornio.

El día 22 de agosto de 1844 un grupo de próceres encabezados por Juan Pablo Duarte, Francisco del Rosario Sánchez y Matías Ramón Mella, fueron declarados por la Junta Central Gubernativa traidores a la patria.

Luego fueron desterrados el doctor Manuel María Valverde Fernández y su familia, para Puerto Rico; José Ramón Ortíz y Buenaventura Freites, para Curazao; José Prudencio Diez y Mariano Cangas, para Saint Thomas; Rafael Rodríguez y Cesáreo Prado, para Estados Unidos.

Texto: Héctor Tineo

Fuente:facebook.com/historiadominicanaengraficas

Inicio del alumbrado público en República Dominicana

akumbradoEn el país la producción de energía eléctrica para el servicio de alumbrado público se inició casi tres décadas después que en Europa y los Estados Unidos, el 3 de agosto de 1860.

Durante la época colonial (1500-1844) Santo Domingo careció de alumbrado público, servicio que ya disfrutaban a partir del siglo XVIII muchas grandes ciudades importantes del viejo continente, como Copenhague, en Dinamarca, Londres, en Inglaterra, Bruselas, en Bélgica, Madrid, en España, etc. Naturalmente, ese alumbrado era posible solo en la parte comercial y algunas vías de importancia donde vivían los grupos sociales de grandes recursos económicos.

Se efectuaba mediante faroles, lámparas de mechas, y el combustible usado era el aceite de vegetales o las grasas de animales, como las ballenas. Más tarde apareció el aceite de petróleo. También era utilizado como combustión el carburo de calcio, ligeramente ligado con agua. Este último fue el procedimiento más usado, sobre todo para el alumbramiento doméstico mediante lámparas. En las barriadas de esas grandes ciudades donde vivían los trabajadores y los marginados no existía el alumbrado público.

Baní. Según el historiador Luis E. Alemar, Baní, que en 1845 era un pequeño poblado de algunas calles con casas construidas de madera y techadas de canas y/o yaguas, en su mayor parte, fue el primer pueblo dominicano en disfrutar de este servicio público. Se efectuaba mediante faroles situados en las esquinas, que eran encendidos por un farolero. La iluminación apenas duraba desde de las seis o siete de la tarde (dependiendo de la hora de la caída del sol) hasta las diez de la noche, cuando el mismo farolero procedía a apagarlos.

Otro historiador dominicano destaca que en la ciudad capital el alumbrado público de las calles se inició en agosto de 1860. El doctor Manuel Mañón Arredondo, en su ensayo: Crónica de la Ciudad Primada, (Listin Diario, marzo 20, 1982) expresa que solo en algunas casas comerciales, donde sus propietarios utilizaban durante algunas horas de la noche los faroles, la ciudad carecía de alumbrado público, salvo cuando habían algunas celebraciones especiales.

La ciudad de Santo Domingo durante esa época disfrutaba de un alumbrado público ocasional. Faroles sólo tenían las principales iglesias, el Palacio Consistorial, el del Gobernador, y el parque principal de la ciudad que se conoce hoy como Parque Colón, situado casi en el centro de la vieja capital. Esos faroles se encendían para festividades especiales algunas veces al año.

En tal virtud, fue exactamente diez y seis años después de la independencia, en 1860, cuando el Ayuntamiento de Santo Domingo promulgó la primera ordenanza para el alumbrado de las calles.

Texto: Franklin Franco
Foto: Ilustrativa de santo Domingo en 1920. No corresponde a la época de 1860.

facebook.com/historiadominicanaengraficas

Un día como hoy en la historia:Fin de la guerra de la Restauración

Guerra_restauracionEl 10 de julio de 1865, España y República Dominicana declararon el fin de la Guerra de la restauración.

El 10 de julio los militares y el personal del Gobierno español de la Anexión comenzaron a salir del país en embarcaciones que tenían como destinos a Cuba, Puerto Rico y España.

El proceso de salida de los militares españoles terminó en 15 días, con lo que el país restauró la soberanía en todo el territorio nacional.

Lograr la salida de los españoles fue una tarea muy difícil para el Gobierno Restaurador del Presidente Pedro Antonio Pimentel Chamorro, quien defendió la soberanía nacional durante las discusiones con España, para lograr que aceptara la recuperación de la Independencia de la República Dominicana y sacara del país los militares del Gobierno de la Anexión que permanecían en algunos puntos del país.

El día 3 de marzo de 1865, la Reina de España había firmado el decreto derogando la Anexión, pero su último jefe militar en el país, general José de la Gándara, trató de inducir el Gobierno dominicano a firmar un acuerdo que limitaba la soberanía dominicana, lo que fue rechazado por el Presidente Pimentel.

Los españoles no tuvieron otro camino que salir de República Dominicana. El día 10 de julio del año 1865, iniciaron el embarque de sus tropas, con lo que se puso fin a la Guerra de la Restauración.

La anexión de República Dominicana a España había sido proclamada por el Presidente Pedro Santana, en un acto celebrado en la plaza de la Catedral de Santo Domingo, el día 18 de marzo de 1861.

Antes, el día 4 de marzo de 1861, el Presidente Pedro Santana, puso a circular un documento en el que a través de los todos los generales y comandantes de armas que apoyaban sus ejecutorias, le informaba a las demás autoridades y las personas notables de la época las iniciativas que se dieron para anexar el país a España.

No obstante, una parte importante del pueblo dominicano rechazó los propósitos de Santana y de inmediato comenzaron la resistencia para tratar de impedirlo.

El Gobierno de la Anexión reprimió a los patriotas que eran descubiertos en planes para restaurar la soberanía nacional.

El 2 de mayo de 1861, el general José Contreras y un grupo de patriotas tomaron el cuartel español de la villa de Moca, pero al poco tiempo su movimiento fue aplastado. Y como “medida de escarmiento” fueron fusilados.

El día 4 de julio de 1861, fueron fusilados en El Cercado, el prócer Francisco del Rosario Sánchez y un grupo de sus compañeros que habían entrado por Haití en Junio para combatir el régimen anexionista.

Cuando ocurrió el hecho, el general Pedro Santana se desempeñaba como Capitán General de la Provincia de Santo Domingo, y estaba trabajando en la organización del Gobierno con los recursos que le había enviado España para mantener el control del Gobierno en su nuevo territorio.

De esa manera, el gobernador de Santo Domingo quedó bajo la jurisdicción del Capitán General de Cuba, don Francisco Serrano, lo que convirtió al territorio dominicano en otro punto del conjunto de intereses de España en las Antillas del Caribe.

Los dominicanos habían proclamado la Restauración de la República el día 16 de agosto de 1863, pero los españoles se resistían a salir del país y se concentraron en varios puntos del territorio nacional.

En un proceso de negociaciones se llegó al acuerdo que permitió su salida del territorio nacional a partir del día 10 de julio de 1865, con lo que terminó de manera definitiva la Guerra de la Restauración.

Texto: Eddy Tineo

Fuente: facebook.com/historiadominicanaengraficas

Soeci: ríos deben ser seguridad nacional

rioyaqueSantiago. Un descenso realizado por representantes de la Sociedad Ecológica del Cibao en las poblaciones enclavadas en la cordillera Central determinó la necesidad de declarar esa zona de seguridad nacional ante la desaparición de varios ríos.Mediante un comunicado, la entidad ambientalista califica como un ejemplo de la estupidez humana y falta de organización como nación, los daños ambientales causados en Jarabacoa, Constanza, Jánico, San José de las Matas y Monción.

“Estas comunidades constituyen la Mancomunidad de Municipios Madre de las Aguas y debieran ser declaradas de seguridad nacional, pues además de representar una gran producción de alimentos, producen el 60 % del agua dulce del país”, apunta Soeci. La pasada semana, elCaribe publicó los problemas que enfrentan la mayoría de ríos de Constanza y Jarabacoa donde nace el Yaque del Norte que permite abastecer del líquido a Santiago y Moca y sirve para regar la tierra de los pueblos de la línea Noroeste, Navarrete y Villa González.

Preocupación

La Soeci indica que en el caso de Constanza las organizaciones se han dado cuenta del daño provocado, la crisis de agua le ha llegado a ellos y han pedido el auxilio de organizaciones gubernamentales y de la sociedad civil.

“El daño es evidente, el uso intensivo y sin misericordia del agua y el suelo, usando químicos y falta de planificación ha desatado la alarma, solo basta con observar la ubicación del cementerio, las construcciones inadecuadas de vivienda, las talas de montañas para darnos cuenta del problema”, apunta.
La Soeci acusa a las autoridades de ser incapaces y no importarles lo que sucede, ni les interesa cumplir las leyes y los acuerdos que por moda, casi siempre son firmados y posteriormente son incumplidos.

Degradación pone en riesgo el agua

Soeci indica que el tema agua es de vida o muerte y no se puede seguir obviando, la tierra muere lentamente y no existe otro lugar para las futuras generaciones. Expresa que la crisis del agua tiene dimensiones globales por lo que el problema de depredación sin contemplación del recurso bosque pone en peligro los elementos esenciales para los humanos.

elcaribe.com.do

RD ha perdido el 50% de superficie manglares

El Morro, esta elevación rocosa pegada a la costa de Montecriti y bordeada por manglares, es una de las vistas espectaculares de esta provincia.

El Morro, esta elevación rocosa pegada a la costa de Montecriti y bordeada por manglares, es una de las vistas espectaculares de esta provincia.

El 50% de la superficie de los manglares en la República Dominicana se ha reducido en los últimos 30 años debido a la sobreexplotación y deforestación, el mal dragado y el desordenado desarrollo costero, declaró Omar Ramírez, vicepresidente del Consejo Nacional para el Cambio Climático.

Destacó que con la destrucción de estos ecosistemas costeros se liberan a la atmósfera grandes cantidades de dióxido de carbono que estaban atrapados en ellos.

Informó que el consejo que dirige junto a Counterpart International trabajan en un proyecto para captura de dióxido de carbono mediante los sistemas de manglares.
Ramírez se refirió al tema al recibir a Joan Parker, presidenta de la referida organización no gubernamental radicada en Estados Unidos, con la cual se trabaja en el diseño de una Acción de Mitigación Nacionalmente Apropiada (NAMA, por sus siglas en inglés) en el sector de los manglares y la zona costera dominicana.

La iniciativa se denomina “NAMA de Carbono Azul”, porque así se denomina el carbono atrapado en bosques de manglares, árboles muy tolerantes a la sal que ocupan zonas cercanas a las desembocaduras de cursos de agua dulce.

Ramírez explicó que Counterpart ya registró esa NAMA en las Naciones Unidas con la finalidad de diseñarla y ejecutarla como medida de la adaptación al cambio climático.

hoy.com.do